cadizcentro.net

26/3/2006

Encontradas las dos estaciones que faltaban en la plaza de Candelaria

Inicio > — josegalindo @ 8:30 am :: 1177

El pasado 10 de enero, la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, acompañada por varios concejales, se dio un paseíto por la plaza de Candelaria, sin avisar a ningún miembro de la junta directiva de la AVV Cádiz Centro.

De todas formas, como por la plaza habia un directivo de la entidad vecinal, éste solicitó que se buscasen las dos estaciones que faltaban de sus pedestales en la plaza, y que alguien, inadvertidamente, pudo llevarse.

Las estaciones son, concretamente, la primavera y el otoño. Y por fin, gracias a las muchas gestiones que ha realizado la asociación de vecinos, las dos estaciones han sido encontradas y devueltas a sus pedestales. (…Más información …)




Cádiz, de las pocas capitales andaluzas que no detallan sus inversiones

Inicio > — josegalindo @ 8:29 am :: 1179

No hace falta ser concejal del Ayuntamiento de Almería, gobernado por el PP, ni investigador privado para saber que este año esa ciudad van a gastar 1.500 euros en comprar papeleras y 230.000 en la fuente ornamental de la plaza de Murcia. Basta con entrar en el portal de internet de este municipio y acceder al enlace que contiene los presupuestos de 2006. Y, con ellos, un amplio y detallado anexo de inversiones en forma de tabla.

Este anexo de inversiones no sólo es similar en la mayor parte de ayuntamientos de las capitales andaluzas, sino que Almería, Sevilla, Málaga y Huelva lo han ‘colgado’ en internet para que cualquier ciudadano pueda comprobar qué se va a hacer durante el ejercicio. En el caso de la última capital, aunque el enlace habla del presupuesto de 2006, en realidad al que se accede es al de 2004. Que tiene anexo de inversiones. (…Más información …)




Fermín Salvochea: Territorio de ‘chicucos’

Inicio > — josegalindo @ 8:10 am :: 1178

Alejandro Lerroux le llamó el «Cristo Anarquista», a pesar de ser un ateo confeso. Pero es que Fermín Salvochea vivió como un monje franciscano. Por regalar, dio hasta su cama y con ese acto selló su muerte. Se cayó de la mesa sobre la que dormía y su agonía duró tres días. Cuenta León Maine que a su entierro fueron 50.000 personas. Toda una muchedumbre que le acompañó desde la plaza de Argüelles (antes llamada plaza de las Nieves) hasta su sepulcro. Dicen también que se desató una tormenta y que la comitiva tuvo que refugiarse en el Ayuntamiento, la casa de Salvochea, ya que él fue el primer alcalde republicano de la historia (en 1873).

Hoy la calle que desembocaba en la que fue su última residencia lleva su nombre, aunque quien nació allí -en el número 4- fue otro hijo ilustre de Cádiz: el almirante don Juan Ruiz de Apodaca y Eliza. Ironías que tiene la vida: la calle fue rebautizada así en 1979 y dejó de llamarse Calle Obispo Pérez Rodríguez, algo que seguramente habría hecho sonreír satisfecho al edil. (…Más información …)




RSS 2.0         Identificarse