cadizcentro.net

18/3/2006

El primer retrato de los 305 integrantes de las Cortes de Cádiz

Inicio > — josegalindo @ 9:33 am :: 1150

Mucho se ha hablado de la Constitución de Cádiz y de la importancia indiscutible de la labor que desarrollaron. Pero no existía hasta ahora un libro que abarcara a todos los diputados doceañistas, a aquellos que, con su labor, hicieron historia. Con la idea de cubrir ese hueco bibliográfico, el profesor José María García León ha escrito una ingente obra, de dos tomos, en la que se incluyen la vida antes, durante y después de estos hombres que, en algunos casos, viajaron ocho meses para acudir a la cita gaditana. Discursos, anécdotas y otros datos de no menos interés completan Los diputados doceañistas, el libro que hoy se da a conocer en el Ayuntamiento –a las 13 horas, con presentación a cargo del profesor Cuenca Toribio– y que ha sido editado por el Grupo Joly.

Este libro es “una innovación", según reconoce su autor, porque “no existía un trabajo con estas características. Aunque parezca extraño, no existía una obra de conjunto que abarcara a todos los diputados de las Cortes". Por tanto, con Los diputados doceañistas se cubre “un vacío” y se puede ya conocer quiénes eran, cómo y qué hicieron antes y después de promulgar la Constitución sus 305 autores.

Porque fueron 305 hombres los que hicieron la Carta Magna desde que se iniciaron en San Fernando, en 1810, hasta su clausura en 1813. “Fueron Cortes generales, porque abarcaron a todos los pueblos de la monarquía, extraordinarias y constituyentes", apunta García León. Tan generales, que un total de 67 diputados vinieron de ultramar, tres de ellos de Filipinas. Tanto, que el diputado que clausuró las Cortes fue mexicano. “Todos eran iguales en derechos” en la España de los dos hemisferios, indica García León. El viaje, en algunos casos, tuvo que ser una epopeya; el autor de Los diputados doceañistas pone un ejemplo: Ventura Pedro Ríos tardó ocho meses en llegar a la ciudad. “Hubo casos muy curiosos", afirma el profesor. Y todos ellos los ha recogido en una obra en la cual ha invertido cuatro años de trabajo en “muchísimos archivos", como el de las Cortes de Madrid, el de la Marina, el del ejército, los de diferentes localidades “y los de Cádiz, que son magníficos". Todo ello para recabar datos en numerosos casos desconocidos, porque “se sabe mucho de algunos de los 305 diputados, pero de más de doscientos no se sabía nada".

El lector podrá encontrar en esta obra semblanzas biográficas, apuntes bibliográficos, actuaciones como parlamentarios, discursos y qué fue de los diputados doceañistas, de los cuales sólo cinco eran de Cádiz. También se recoge la situación del país en esa época y cómo fue el proceso electoral por el que se escogió a los integrantes de las Cortes. “Llegó a ser muy importante la figura del diputado suplente, porque algunos fueron los mejores", explica García León, quien añade que entre los diputados se dieron “anécdotas graciosas", como la de un mexicano al que le faltaban las prácticas para aprobar Derecho y pidió que se le convalidara su tiempo en las Cortes. También hay historias humanas: “Algunos lo pasaron mal para mantenerse, otros eran ricos". Y políticas: “Otros se negaron a jurar la Constitución; el diputado Eguía y López de Letona lo hizo por imperativo legal porque iba en contra de los Fueros de Vizcaya".

García León explica que en la atmósfera que se respiraba en las Cortes “había de todo", incluida la penuria de medios; pone como ejemplo que cuando se trasladó de San Fernando a Cádiz, para dignificar el lugar se le pidió prestada una alfombra al prior de los Capuchinos, que no pudo cedérsela porque estaba en mal estado. Y sobre los discursos, indica que “hubo algunos muy brillantes, otros pesados y largos, tanto que se hizo una interpelación para que fueran lo más cortos posible".

Una vez clausuradas las Cortes, la epidemia de fiebre amarilla mató a muchos, y también muchos se quedaron porque tenían miedo de dejar Cádiz, “donde el liberalismo estaba asegurado". Pero la atmósfera no era tan liberal como se suele decir: “Hay datos chocantes que desmantelan que nadáramos en el liberalismo", afirma José María García León.

Todo ello, y mucho más, se puede leer en Los diputados doceañistas, un trabajo interesante “por su originalidad, al agrupar a todos los diputados, y por las ventanas de investigación que abre” al permitir profundizar en cada una de las vidas expuestas en los dos volúmenes que, desde hoy, añaden datos a la historia de las Cortes.

Publicado por Aída R. Agraso (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse