cadizcentro.net

12/3/2006

Prólogo del Reglamento de Participación Ciudadana elaborado por la Federación de AAVV 5 de Abril

Teniendo en cuenta la propia Constitución Española, donde en su artículo 9.2 se recoge el principio de la “participación ciudadana”, la Administración Local es el marco más idóneo por la proximidad y cercanía, para que los ciudadanos puedan ejercer el derecho de participar en los asuntos públicos y en la gestión municipal.

Además de la Constitución Española como Carta Magna, también la Ley de Bases de Régimen Local deja la posibilidad de desarrollar dicha participación. Por tal motivo, es en este Reglamento de Participación Ciudadana, donde se pretende administrar la vida participativa de los ciudadanos, desde una perspectiva democrática y reguladora o reglamentaria, para que se puedan hacer valer todos sus derechos y la defensa de sus intereses, a través de ellos mismos o mediante sus organizaciones y sus representantes, reconocida en la misma Ley de Bases de Régimen Local a los municipios.

El reconocimiento de sus organizaciones y de sus representantes, deberá ser el punto de partida para que la participación sea una garantía de ejercicio común y no una excepción, entendiendo como tal, que la participación es un derecho al que dichos representantes podrán acogerse sin que ello pueda interpretarse como un ejercicio de colaboración o no.

Por otra parte, el reconocimiento de la Administración Local a las organizaciones y sus representantes a la participación, quedará perfectamente regulado en el propio Reglamento de Participación Ciudadana. En este sentido, el mismo derecho que se exige para participar en la gestión municipal, deberán tener los asociados a estas organizaciones para participar en ellas mismas. Es decir, de la misma manera, se exigirá el funcionamiento democrático y el cumplimiento de sus estatutos a las asociaciones u organizaciones a las que se hace referencia, para garantizar la participación de los ciudadanos, no sólo en la gestión municipal sino también en la vida asociativa de la ciudad en coherencia con el espíritu participativo de este Reglamento.

De esta manera, el poder de definición del interés público, no sólo será un elemento exclusivo de quien ostenta dicho poder, la Administración Pública, sino también del movimiento asociativo de la ciudad que recoge este Reglamento.

Por tanto, el Reglamento de Participación Ciudadana constituye el acercamiento a un modelo de Administración en el que la democracia representativa se complementa con la intervención de los ciudadanos en la formación de las decisiones que afecten al interés general y donde quede reflejado el ejercicio del control democrático de los ciudadanos hacia la gestión municipal y de la Administración Local hacia las organizaciones que los representan.




RSS 2.0         Identificarse