cadizcentro.net

17/2/2006

“Nos está haciendo la vida imposible para que nos vayamos”

Inicio > — josegalindo @ 5:11 pm :: 1065

Manuel Gago Navarro es un hombre de 72 años a quien tras sufrir varios infartos le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson. Con una minusvalía de más del 84 por ciento, Manuel se desplaza difícilmente por su piso de la Plaza de Candelaria. No obstante cuenta con la ayuda diaria de su mujer quien lo apoya en cada momento para intentar llevar una vida normal.

Esta pareja de edad madura debe sin embargo levantarse cada mañana para enfrentarse a la dura realidad que les ofrece un piso ubicado en un segundo piso de una finca antigua del Casco Antiguo de Cádiz. En efecto, además de los desperfectos que se pueden observar en cualquier finca antigua de la ciudad tales como ventanas en mal estado, lozas del suelo de todos los colores porque el propietario no quiere invertir más dinero y se contenta con comprar las más baratas, grietas que aparecen en las paredes debido a las obras que se vienen realizando en fincas colindantes, etc, Manuel y su mujer luchan diariamente para poder cubrir sus propias necesidades higiénicas.

Así, Manuel cuyo único sueldo es el Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez, tiene un grave problema. Su invalidez que le obliga a desplazarse con un andador no le permite acceder al cuarto de baño de su vivienda. Tanto la puerta de 1,36 metros de anchura como el water colocado justo en la entrada le dejan un espacio aproximado de unos 60 centímetros para poder acceder al lavabo y a la bañera. Llegado a la bañera, Manuel debe agarrase a las barras para minusválidos que su mujer tuvo cuidado de hacer instalar pero que muchas veces no le impiden sufrir caídas graves de las cuales resultó herido en numerosas ocasiones con contusiones y cortes en la cara, la cabeza y el cuerpo.

Por eso, tras 40 años de vida en la vivienda y más de dos años de lucha con la administradora del piso, Carmen Caravaca, la mujer de Manuel ha decidido denunciar esta situación ante los medios de comunicación ya que nunca consiguió contactar con la propietaria de su vivienda, María Carmen Corrales Carmona. Según nos contó esta inquilina de renta antigua, ya ha contactado con la Junta de Andalucía que le aseguró que, dada la situación, se hacía cargo del 100 % del gasto de las obras estimadas en casi 4.700 euros y que permitirían a la pareja rehabilitar uno de los cuartos desocupados de la vivienda en cuarto de baño nuevo y adaptado a las necesidades de estas dos personas discapacitadas.

No obstante, tras realizar los trámites necesarios, solo faltaba la autorización de la propietaria de la vivienda. Asimismo, al dirigirse a la administradora de la finca, la pareja se enfrentó a una negativa rotunda cuyos motivos van cambiando a medida que van pasando los meses. Primero, se les expuso que la propietaria no podía afrontar el coste de las obras y luego que las obras de la finca colindante iban a provocar grietas que van a suponer más gastos. En resumen, un sinfín de excusas que no tienen sentido cuando la Junta de Andalucía ya se ha comprometido a cubrir los gastos de la obra.

Por otra parte, Manuel y su mujer ya han contacto con varias asociaciones de la ciudad con el objetivo de convencer a la administradora y a la propietaria de la finca pero sin resultado. Dadas las circunstancias, los obstáculos planteados por el cuarto de baño resultan ser pocos ya que a esta situación se añade muchos problemas causados por barreras arquitectónicas infranqueables como las escaleras, escalones altos, suelo desnivelado, que impiden a este inquilino bajar a la calle.

Publicado por cadiznoticias.com




RSS 2.0         Identificarse