cadizcentro.net

3/2/2006

Una familia de una finca por rehabilitar será desahuciada

Inicio > — josegalindo @ 5:48 pm :: 1035

Una familia compuesta por la abuela, un matrimonio y tres hijos tiene fecha para su desahucio el día 13 de este mes. Es una de las que, el pasado julio, ocupaba con el resto de sus vecinos una finca de la Junta, en el callejón de San Andrés para protestar por el mal estado de su casa, en Benjumeda, 17.

La inquilina, Nieves Quevedo, indica que cuando ocupó la finca la propiedad ya había interpuesto la demanda de desahucio y se le había notificado; no pagaba desde enero. Tras la ocupación, la Junta consiguió llegar a un acuerdo con la dueña, Rosario Salas, para arreglar la finca, y los vecinos aceptaron volver a sus casas y ponerse al día en el pago del alquiler. Todos los que debían rentas las pagaron, salvo Nieves. “Yo nunca me negué, pero no podía; todavía estoy pagando 840 euros del crédito que pedí para arreglar mi casa", una casa del bajo, húmeda y muy deteriorada y tan oscura que paga cada mes 150 euros de electricidad.

Una infravivienda por la que le cobran en torno a los 200 euros al mes. Asegura que la Junta le dijo que podía pagar hasta diciembre, algo que ésta niega. Nieves dice que no pudo ir al juicio, en septiembre, porque su hijo estaba enfermo, aunque acudió horas antes al juzgado para explicarlo. En diciembre, le llegó la sentencia de desahucio, y días después encontró a la alcaldesa, Teófila Martínez, en la calle y le pidió una ayuda que le fue concedida: los 2.500 euros necesarios para saldar la deuda, pero era tarde y la propiedad no lo aceptó. Ahora, Nieves, que cuenta con el apoyo de la asociación de vecinos Cadiz Centro (que ha aclarado que apoyará a los vecinos, siempre que éstos tengan la razón) culpa a la Junta de lo sucedido y dice que luchará; no se irá, y emprenderá acciones de protesta.

El gerente de la Oficina, Juan Guerrero, indicó ayer que está intentando hacer “todo lo posible” porque esta vecina se quede y aún “no nos hemos rendido", aunque legalmente no puede hacer nada porque la sentencia de desahucio es firme.

En la casa aún quedan cuatro familias, todas con hijos. Se ha realojado ya a los que no los tenían, según Guerrero, porque los pisos pequeños son los que más escasean y en ese momento los tenían. El resto habrá de esperar unos cinco o seis meses, puesto que la propiedad no quiere perder tanto tiempo de renta. Los primeros realojos se hicieron, por error, sin avisarle, y ahora esos inquilinos pagan a la dueña y no a la Junta, que ha renunciado a la renta para solucionar el problema. El resto desespera. “Salas se niega a realojar a cuatro inquilinos", dice una de las afectadas, Mai. Guerrero dice que se intenta buscar soluciones y, en todo caso, abreviar la espera.

Publicado por A.M.P. (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse