cadizcentro.net

18/1/2006

Juan Guerrero: “La rehabilitación que hacemos no es sólo de ladrillo sino integral ”

Inicio > — josegalindo @ 8:34 pm :: 990

Su nombramiento como gerente de la Oficina de Rehabilitación del Casco ha llegado en el mejor momento de su vida y de la propia historia de la Oficina. Para Juan Guerrero León, la rehabilitación no sólo se limita a eliminar la infravivienda sino que sus tesis caminan por dinamizar los barrios de forma integral. Y las circunstancias para conseguir su propósito le son favorables. Después de seis años, la Oficina de Rehabilitación ha atajado las necesidades más perentorias y “ha llegado el momento de intervenir de otra manera”. De éstas y otras cuestiones, Guerrero León habló con Cádiz Información.

–A algo más de un mes desde su nombramiento, ¿cómo afronta esta tarea? ¿Cuáles son las líneas de trabajo que se ha marcado?

–Con muchísima ilusión. A estas alturas de mi carrera, esto es una inyección de vida. En cuanto a las líneas de actuación, debo decir que la Oficina de Rehabilitación ya tiene marcadas unas líneas muy claras. El Decreto 78/99 de constitución de la Oficina marca como objetivo básico intervenir en el centro histórico para favorecer las condiciones de vida de los ciudadanos. Pero esa intervención es muy amplia.

–¿Quiere decir con eso que la actuación de la Oficina va más allá de la rehabilitación pura y dura de una finca?

–Exacto. No se trata de una intervención de ladrillo, es decir, no se actúa sólo para eliminar la infravivienda sino que ya el propio decreto definía una intervención integral. Estamos hablando de eliminación de barreras arquitectónicas, de atención al comercio, de colaboración en infraestructuras culturales. Y ahora ha llegado el momento de intervenir de esta forma.

–¿El barrio de Santa María sería un ejemplo de esta intervención integral?

–Es un claro ejemplo de cómo un barrio degradado puede alcanzar niveles de un 80 por ciento de rehabilitación. Prueba de que nuestro trabajo no sólo se ciñe a eliminar la infravivienda es que vamos a empezar un centro de salud y una biblioteca. Todo ello ha provocado una dinamización del comercio y del barrio en general.

–Y resulta que ahora Santa María se ha convertido en una de las zonas más caras de Cádiz, ¿no le da la sensación de que es una pescadilla que se muerde la cola?

–Es un mal menor. Ojalá fuera ese el problema. Nosotros no fijamos el precio de la vivienda, es el mercado y claro, Santa María ha pasado de ser un barrio degradado a una zona de Cádiz que despierta el interés de gente de toda Andalucía que compra casas aquí. Vivir en Cádiz ha sido durante mucho tiempo una desgracia y un lujo, pero con la eliminación de la infravivienda va a ser un lujo.

–¿Qué opinión le merece la exigencia de la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, a la Junta de Andalucía de que destine los 30 millones de euros que a Cádiz le correspondería en materia de viviendas de protección oficial a la rehabilitación?

–Bueno, si la alcaldesa exige 50 millones de euros mejor. Cualquier exigencia que haga una administración para la rehabilitación y la infravivienda nos parece magnífico. En cualquier caso, nosotros tenemos un presupuesto que vamos a cumplir.

–¿Y en lo que respecta al tiempo? Martínez ha dado de plazo a la Junta tres años, ¿es posible finalizar la rehabilitación del casco histórico en ese trienio?

–Y por qué no en seis meses… Ojalá pudiéramos acabar con la lacra de la infravivienda en tres años o incluso en dos…. Pero lo cierto es que en Cádiz queda muchísimo todavía por rehabilitar. Hemos actuado mucho en Santa María pero en el resto de los barrios nuestra intervención es más escasa. Además, el Ayuntamiento sabe que nosotros no somos más lentos que cualquier promotor privado, al tiempo que nosotros sabemos que Urbanismo tarda lo mismo en darnos una licencia que a un promotor privado. Tenemos que cumplir necesariamente una serie de trámites, y la Administración local entiende, por experiencia propia, que una obra de rehabilitación en Cádiz tarda lo que tarda. Por ejemplo, la rehabilitación de Pinto, 13 –una actuación municipal– se prolongó durante cuatro años.

–Por cierto, ¿cómo son sus relaciones con el Ayuntamiento? ¿Ha iniciado algún contacto?

–Buenas. Lógicamente, he tenido más contacto con el arquitecto municipal pero no tenemos ningún problema con el Ayuntamiento ni pensamos tenerlo. El Consistorio –a través de Procasa–- y nosotros perseguimos el mismo fin, por lo que tenemos que ayudarnos. Y si hubiera otra institución que colaborase en esta tarea, pues mejor aún. Aquí hay campo para todo el mundo. En cualquier caso, mantenemos una colaboración estrecha, salvo que hace tiempo que no podemos comprar fincas.

–¿Puede precisar esto último?

–A ver, cuando antes he dicho que en otros barrios hemos actuado menos es porque no se han dado las circunstancias, porque no hemos podido comprar fincas. Nosotros estamos dispuestos a adquirir inmuebles a precios razonables y reiteradamente le hemos dicho al Ayuntamiento que estamos dispuestos a adquirir cualquier finca que expropie. De hecho, nuestro volumen de actuaciones propias para 2006 es mucho menor que la de intervenciones en convenio con los propietarios puesto que no podemos comprar.

–Algunos constructores alegan que la rehabilitación implica pérdidas y, de hecho, algunas actuaciones han quedado paralizadas porque las empresas se han quedado sin recursos, ¿rehabilitación es entonces sinónimo de pérdidas?

–En absoluto, puesto que nadie trabaja para perder y una empresa privada menos. Lo que sí es cierto es que la rehabilitación es cara y en un casco histórico como el de Cádiz más, sobre todo, por la propia configuración de la ciudad. Por ejemplo, las calles son más estrechas lo que significa que las tareas de carga y descarga son más costosas.

Publicado por Vanessa Perondi (Cádiz Información)




RSS 2.0         Identificarse