cadizcentro.net

28/12/2005

Juan Guerrero: “Todavía hay mucho trabajo por delante en el casco histórico”

Inicio > — josegalindo @ 8:36 pm :: 931

Recién llegado como gerente a la oficina de la calle Cristóbal Colón, Juan Guerrero es rotundo cuando afirma que se puede hacer mucho más en el casco antiguo. No sólo se trata de eliminar la infravivienda, que también: reactivar el comercio, eliminar las barreras arquitectónicas de los edificios o intervenir en patrimonio son otras de las metas de este arquitecto técnico y empresario, con una amplia experiencia en el ámbito privado.

—¿Por qué han pensado en usted para hacerse cargo de la Oficina?

—No tengo ni idea, pero supongo que será por la experiencia que puedo tener en la empresa privada. A través de ella, como consultor, he tenido mucho contacto con el comercio, asesoramiento empresarial…

—¿Su experiencia empresarial en el ámbito privado puede ser aplicable al nuevo cargo?

—Por lo menos lo voy a intentar. Tengo experiencia, por mi formación académica, tanto en temas de construcción como de empresa y es interesante que la Administración tenga de vez en cuando personas que vengan del ámbito privado.

—¿Cuál podría ser la función que más se podría enriquecer?

—Ahora mismo no sabría decirlo. Lo que sí es cierto es que esta empresa tiene un equipo humano magnífico y yo no noto diferencia en el tema de personal y técnico entre la empresa privada y esta empresa pública, en absoluto. Mi experiencia creo que servirá más en lo que tiene que ver con la gestión de esas cosas nuevas que la Oficina pudiera ir haciendo, en relación a temas de comercio, más que en el trabajo normal. En ese sentido, los que no están aquí dentro pueden estar tranquilos porque la preparación y la gestión ha sido magnifica hasta ahora, y esperemos que siga así.

—¿Trae alguna idea nueva en mente para la Oficina?

—Más que alguna idea, muchos ánimos; pero sí, traigo alguna idea que iremos concretando a lo largo de este año que viene.

—¿Queda mucho por hacer en el casco histórico gaditano?

—Sí. La vocación de la empresa es terminar en algún momento con la eliminación de la infravivienda, pero hay más cosas que hacer en las que la Junta puede colaborar perfectamente. Hay otra serie de problemas en edificios, como las barreras que dificultan la accesibilidad. Y se puede colaborar también en cosas parecidas a la que se está haciendo en Casa de Viudas. Hay mucho trabajo por delante.

—¿El trabajo que se empezó a hacer en el 99 llegó tarde?

—Se dice que nunca es tarde si la dicha es buena. Quizás las personas que eran responsables antes de aquel momento pensaron que había otras prioridades; yo no diría que llegó tarde, aunque evidentemente si se hubiera empezado en el año 75 hubiera sido mejor, y en los sesenta todavía mejor.

—¿Se va a seguir la línea de rehabilitación de patrimonio?

—Estamos totalmente abiertos a llegar a acuerdos con cualquier institución con objeto de poder rehabilitar el patrimonio. De hecho, con el Obispado no sólo estamos trabajando en el convento de Santa María sino también en algunas viviendas de su propiedad. Estamos totalmente abiertos a intervenir en lo que se considere que la Junta puede colaborar.

—¿Cuándo se podrá acceder a las ayudas para locales?

—Yo no insistirá tanto en las ayudas, que serán importantes, como en la colaboración con las asociaciones y barrios donde estén los locales. A mediados de enero, los gerentes de tres provincias donde las oficinas tienen locales vamos a tener una reunión, aunque no quisiera arriesgar fechas para la aprobación de las ayudas, ya que dependen directamente de la Consejería de Obras Públicas y Transportes.

¿Cree que se puede luchar desde la Oficina contra la especulación?

—Es una pregunta para nota. Creo que la especulación tiene su origen en muchas cosas, en que es muy fácil ganar dinero arriesgando muy poco, y sobre todo con lo que en este mercado se conoce como ‘dar un pase’, es decir, comprar un edificio y venderlo a los dos meses incrementándole el precio de una manera brutal. Yo diría que contra la especulación se puede luchar mucho más desde un control fiscal muy serio que desde nuestra Oficina. Nosotros no somos quienes más podemos colaborar, estamos bastante limitados. No podemos acudir al mercado en condiciones normales porque la empresa privada siempre va a ofertar mucho más, nosotros no estamos para especular. Pero todo lo que nosotros compremos, obviamente no lo compra un especulador, y en todas las casas en las que intervenimos no hay especulación, exactamente igual que cuando interviene Procasa o el Ayuntamiento, que también colaboran en este sentido.

—El promotor Enrique Arroyo dijo que había propietarios que abusaban de las ayudas: las pedían para fincas con inquilinos procedentes de otras que habían ‘vaciado’ antes ¿es cierto?

—Lo pueden hacer, aunque no sé de ningún caso. Al final, a nosotros lo que nos interesa es que a los inquilinos se les va a rehabilitar la vivienda y van a vivir en buenas condiciones con un contrato a diez años, que es lo que exige la legislación, y que se hace al inquilino que está en el momento de solicitar las ayudas. Esos inquilinos no pueden volver a ser trasladados de casa durante ese plazo, no puede haber la figura del inquilino itinerante y si se diera sí lo detectaríamos.

—¿Cómo se plantea sus relaciones con el gobierno municipal? ¿Ya ha mantenido algún contacto con ellos?

—Nos hemos felicitado las Navidades nada más, acabo de llegar. Pero me planteo las relaciones de una forma totalmente colaboradora porque tanto el equipo municipal como la Junta tenemos el mismo fin, hacerle la vida más agradable al ciudadano, sea del partido que sea el que gobierna. Tenemos programas con el mismo objetivo, eliminar la infravivienda y que en Cádiz no haya ese chabolismo vertical.

—¿Volvería a implantar la cédula de habitabilidad?

—Creo, a título personal, que sería interesante. Se evitarían esos contratos de alquiler que son una auténtica vergüenza tanto por lo que se alquila como por el precio al que se alquila.

Publicado por Ángeles M. Peiteado (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse