cadizcentro.net

19/12/2005

Salvador Guerrero: “Estoy seguro de que la copla volverá con toda su fuerza”

Inicio > — josegalindo @ 1:31 pm :: 905

Salvador Guerrero, conocido popularmente como Maestro Guerrero, forma parte de la historia de la canción española y es el único de los grandes compositores de copla que queda. Tras muchos años viviendo en Madrid, ha vuelto a su tierra natal, donde este Hijo Predilecto de Cádiz presenta mañana su libro ‘Romances y Coplas de España’.

Da gusto hablar con él. A sus 82 años mantiene intacto el sentido del humor. Salvador Guerrero, el Maestro Guerrero, es un hombre sencillo, que se hace querer. Una conversación con él en plena calle está continuamente interrumpida por los saludos de las personas que pasan: “¡Hasta luego, Maestro!” Y es que en Cádiz es un hombre muy conocido. Gesticula mucho al hablar y entona espontáneamente alguna copla o cualquier otra canción durante la charla, para ejemplificar lo que cuenta. Después de vivir durante mucho tiempo en Madrid, volvió a Cádiz hace unos años, donde vive “muy tranquilo". En 2004, el Ayuntamiento de la capital gaditana lo nombró Hijo Predilecto y ahora ha publicado el libro Romances y coplas de España, con el subtítulo Versos y canciones del autor literario musical, que presenta mañana en la Casa Consistorial de su ciudad natal.

—¿Qué ofrece en este libro?

—La copla. Yo soy el único que queda de los antiguos famosos de la copla. Éramos Quintero, León y Quiroga, Ochaita, Valerio y Solano y Guerrero. Y ya no quedo más que yo. En el libro están también mis romances y algunas de mis canciones más famosas, porque yo tengo 7.000 canciones registradas en la Sociedad General de Autores. Tengo 50 espectáculos… Todo eso aparece en el libro, junto con las artistas famosas que han cantado mis coplas, retratos… y muchas cosas más. Es un libro muy ameno.

—Usted es conocido por ser autor de copla, pero también ha hecho otras cosas, ¿no?

—He hecho marchas procesionales y muchos pregones. Tengo 14 marchas. La más famosa de aquí es la del Nazareno del Amor, que la tocan también en Sevilla.

—Pero de todo lo que ha hecho, ¿se queda con la copla?

—Sí. Lo que me ha dado el nombre y el dinero ha sido la copla. La llevo haciendo desde que tenía 22 años, y tengo 82, así que ajuste la cuenta.

—¿Tiene alguna preferida?

—Eso es como los hijos, que se quiere a todos por igual. Por mentar alguna, El cordón de mi corpiño, Volviendo a España y Carretera de Asturias, son algunas de las más populares. En México tengo una que aquí es poco conocida, que se llama Novia mía y que sirve para que los Mariachis vayan a cantarle a las novias. Hasta a los niños chicos, si le preguntas por la calle: “¿Qué le cantan los novios a las novias?", dicen: “Novia mía, novia mía…” (lo expresa cantando).

—¿Qué le llevó a empezar en el mundo de la copla?

—Bueno, primero fui fraile. Fui religioso Agustino Asuncionista. Hice el noviciado en Elorrio, Vizcaya. Me fui con los 14 años al noviciado y cuando cumplí los 18 me mandaron a hacer el Servicio Militar, porque con Franco no se libraba nadie. Me mandaron voluntario para escoger cuerpo y estuve en Sanidad. Así que yo no me puse el uniforme nada más que el día que juré bandera, después sólo una bata blanca. Cuando volví del Servicio Militar ya se me había ido la vocación y tardé poco en marcharme. Me fui a Barcelona y allí entré de profesor en un correccional de menores. Cuando ya pensé en no ser fraile y consideré por dónde iba a tirar mi vida, dije: “voy a escribir canciones", porque me gustaba mucho. Así, por las mañanas daba clases en el correccional y por las noches cantaba. Empecé a cantar enseñando mis coplas y tengo discos con el nombre de Julio Reyes. Me puse ese nombre para no manchar el de autor del Maestro Guerrero. En aquella época hice La Reina Juana, que es muy conocida (y canta un fragmento de la canción), La mare mía (también la canta) y, más adelante, El cordón de mi corpiño, que ha dado la vuelta al mundo. Y en la calle Conde del Asalto tenía una academia. Allí conocí a Raquel Meller en sus últimos años. Hicimos una amistad muy grande.

—¿Fueron duros sus comienzos?

—Si le digo a usted la verdad, no. Yo he sido un agraciado del Cielo. No sé si me ha protegido mi madre, que murió siendo yo muy chiquitito, pero alguien me ha protegido y no me ha costado trabajo. Me ha sido muy fácil el componer y ha gustado todo lo que he hecho.

—Ha trabajado con grandes artistas que han triunfado con sus canciones, ¿recuerda alguna con especial cariño?

—He trabajado con todos los artistas de los años 50. Todo lo que tiene Antoñita Moreno es mío. A Lola Flores le hice una canción la primera vez que fue a América, que se llama Volviendo a España. Tambien he trabajado con Carmen Morel, Pepe Blanco, Dolores Abril… Todo eso viene en el libro.

—¿Cree que la copla ha pasado de moda?

—No. Además, no puede pasar porque es el cante de España, es lo racial. Lo que pasa es que son modalidades, son tiempos. Los jovencitos están acostumbrados a escuchar canciones sin letra (entona unos ritmos con letra inconexa), y de pronto escuchan una canción bien hecha, una copla, y dicen: “¡Uy, qué bonito!".

—¿Actualmente no hay autores de copla?

—Puede que los haya, pero no se ven. No tienen la oportunidad y hacen un mamarracho con ritmo porque es lo que vende, hasta que se cansen y la gente pida la copla. Todas las coplas cuentan una historia, tienen la explicación, el nudo y el desenlace de algo que ocurre, y con cualquiera de ellas se puede hacer una película. Pemán me dijo en una ocasión, refiriéndose a La Reina Juana,: “Tú, en tres minutos que dura una canción le has explicado a la gente la historia de España"…

—Entonces, ¿por qué cree que no tiene éxito?

—Porque la han confundido con el Franquismo y se han equivocado. Ya se están convenciendo y volverá la copla, estoy seguro de que volverá con toda su fuerza en cuanto haya autores que en vez de dedicarse a hacer mamarrachos hagan copla. Ahora lo que da dinero es el ritmo, el jaleo, el escándalo. Pero la copla es para sentarse en un sitio serenamente y escucharla.

—¿A qué se dedica actualmente?

—Lo último que he hecho es este libro, pero sigo haciendo repertorio y pregones. Anoche (por el sábado) estuve hablando sobre copla en el Pay–Pay… Sigo en activo con mis 82 años.

Publicado por Pilar Hernández (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse