cadizcentro.net

18/12/2005

OPINIÓN

Inicio > — josegalindo @ 3:36 am :: 902

José Galindo

Crónica de un desagravio

Yo, Alonso de Villegas, vecino de la denominada zona centro de esta villa y fiel seguidor de cuantos actos patrióticos organiza nuestro querido Ayuntamiento (a cuya alcaldesa guarde Dios muchos años por el bien de sus conciudadanos), he de referirme, a mi pesar, a un acontecimiento que me turba desde que se hicieron públicos los datos privados de un servidor del bien común cual fue don Manuel Rodríguez de Castro, que no está desaparecido, como anuncian los desaprensivos y quienes sólo quieren hacer daño a unas siglas, las del Partido Popular, que han traído la paz y la prosperidad a nuestra querida patria, sino que se ha alejado un poquito de este guirigay mediático y político en el que han querido convertir este asunto, que quedará aclarado en cuanto se celebren los juicios pertinentes.

Don Manuel, que así fue como me lo presentaron quienes confiaron en él, tenía todos los avales necesarios para ejercer el cargo de delegado del Estado en la Zona Franca. Tanto los de su partido como de la ciudadanía en general, ya que derrochaba simpatía y cordialidad allá por donde iba. ¿O es que ya no recuerdan los gaditanos que fue catalogado como uno de los mejores gestores que ha tenido el Consorcio desde su fundación? ¿A qué viene ahora tanto agravio para una persona que es fiel a sus principios? ¿Por qué hay ahora compañeros suyos de partido que no se quieren hacer una foto con él, con lo fotogénico que siempre ha sido? ¿Por qué esconden otros las fotos que se hicieron con él en aquel tiempo en que las empresas que creó eran todo un ejemplo para el despegue definitivo de la economía de la ciudad?

Rodríguez de Castro, don Manuel, es y seguirá siendo un ejemplo de honradez y de gallardía española, ¿o es que van a venir ahora los rojos a enseñarnos, después de los roldanes y demás especies de ese gallinero en el que se ha convertido el partido que nos desgobierna dando tumbos y a remolque de los nacionalistas que intentan desmembrar nuestra hermosa patria?

Más Rodríguez de Castro es lo que necesita España. Y más Federicos (no, aquel, no, que encima de mariquita era rojo; éste de ahora, que clama en el desierto de las ondas como un nuevo Bautista) y más Ussías y más Burgos, ese sevillano de pro, que se viste por los pies y defiende a España y los productos españoles, además de su raza y su tipismo, ole.

Y ahora que se acerca la Navidad, estas fechas tan entrañables para los hombres de bien y de buena voluntad, brindo porque terminen los agravios contra este defensor del patrimonio público. Con espumoso extremeño, eso sí, nada que venga de los “polacos” separatistas. He dicho.




RSS 2.0         Identificarse