cadizcentro.net

30/11/2005

Enrique Arroyo solicita demoler una finca en la que vive una familia

Inicio > — josegalindo @ 7:14 am :: 865

Cuanto menos angustioso tiene que ser que una familia reciba amenazas y extorsiones para que abandonen su casa, pero el colmo de la paciencia puede llegar cuando desde la Subdelegación del Gobierno, se les envía una carta en la que se les indica que “ Enrique Arroyo Nombela, en nombre de SAEA, ha solicitado de esta subdelegación del gobierno autorización para la demolición de un edificio situado en el número 14 de la calle Calderón de la Barca de Cádiz, de acuerdo con lo establecido en el artículo 78 y ss de la ley de arrendamientos urbanos de 24 de diciembre de 1964.”

Cuando recibieron la carta certificada, la familia de Manuel no sabía que iba a pasar ni que tenían que hacer, acudieron a las Asociaciones vecinales, y les dijeron que no se preocuparan que no les iba a pasar nada, pero la intranquilidad reina en la casa, siendo además los únicos inquilinos que tiene la finca y que pueden ser presionados para conseguir expulsarlos.

La historia de esta familia viene de atrás, hace exactamente un año y tres meses, Cadiznoticias se puso en contacto con ellos para realizar el reportaje en video sobre la infravivienda y por aquel entonces nos contaron que habían estado recibiendo presiones para que abandonaran la casa y que a pesar de que le habían ofrecido diferentes pisos, ninguno se adecuaba a las necesidades de la familia.

Hace poco, Enrique Arroyo, propietario de la finca, les ofreció otro piso cercano a la Plaza del Falla, pero al ver las condiciones del mismo, la familia decidió rechazarlo pues no confiaban en la estructura del edificio. Ante esto, le solicitaron a Arroyo la posibilidad de alojarse momentáneamente hasta que se hicieran las obras necesarias en la finca, pero éste les contestó que “no puedo dejaros vivir aquí porque cuando termine la obra esta casa tendrá un valor de 50 millones y no puedo permitir que viváis de alquiler siendo todos los demás propietarios.”

Esta respuesta no satisfizo en absoluto a la familia que manifestaron que no abandonarían la casa. Por este motivo, según las hijas de Manuel, Enrique Arroyo les ha llegado a decir que “son un grano en el culo para él”.

Lo que no esperaban era que Arroyo fuera a solicitar la demolición porque según ellos, la finca se encuentra en perfecto estado, aunque le hacen falta reformas, pero no está en estado de ruina. Manuel y su familia acudieron al Ayuntamiento para solicitar un informe del estado de la finca y al parecer el informe indica que la finca se encuentra en estado habitable, hoy pasarán a recogerlo para asegurarse de que la finca está bien y poder recurrir la solicitud de demolición ante la Subdelegación del Gobierno.

También esperan que desde las asociaciones vecinales se les indique que ocurre, y como es posible que un señor que ha firmado un código ético pueda actuar de esta manera tan perjudicial para sus inquilinos. Es por ello que esperan una respuesta vecinal en contra del promotor porque este tipo de actitudes no son nada éticas.

Publicado por cadiznoticias.com




RSS 2.0         Identificarse