cadizcentro.net

23/11/2005

Descienden los casos de absentismo en las zonas donde operan las patrullas de barrio

Inicio > — josegalindo @ 7:24 am :: 845

Las situaciones de riesgo en los alrededores de los colegios e institutos se han convertido en una de las principales preocupaciones tanto de la comunidad educativa como de las diferentes administraciones.

Actualmente, hasta catorce agentes de policía se encargan de realizar un seguimiento a este tipo de problemas, con una dedicación que ya ha comenzado a dar sus frutos. Actualmente, «los casos de absentismo se han reducido en aquellos barrios donde operan nuestras patrullas ya que al estar presentes en las calles detectamos a los menores enseguida», apuntó el oficial Ginés Rojas.

De este modo, en aquellos centros situados en barrios como Puntales, Loreto, La Laguna, Santa María o El Pópulo no se han producido apenas situaciones de este tipo desde el pasado mes de septiembre. Estas patrullas no sólo trabajan en horario de mañana, sino que también hacen acto de presencia en los colegios durante la tarde, para vigilar a los alumnos que acuden a aquellas instalaciones que mantienen abiertas sus puertas.

La situación más frecuente es la del absentismo, principalmente entre jóvenes de entre 14 y 16 años, que cuentan con problemas en el ámbito familiar. María del Carmen Moreno, directora del colegio Campo del Sur reconoce que «los casos están más controlados ahora en nuestro centro ya que se han eliminado algunos focos de jóvenes que se concentraban en el exterior a consumir drogas y que no estaban escolarizados aquí», afirmó.

Los padres

Según la responsable del equipo directivo, «habría que poner aún más soluciones e intentar que los padres se conciencien del problema». Por su parte, el responsable de la Salle Mirandilla, Sebastián Castro, aseguró que los mecanismos de control de los colegios son cada vez más exhaustivos ya que además de pasar lista a diario, se llevan a cabo reuniones periódicas con los padres de los alumnos afectados para ponerles en conocimiento de los hechos.

Antonio Rivas, responsable de la División de Seguridad de la Policía Local, achacó el éxito de las patrullas de barrio a la estrecha colaboración que se ha establecido entre los agentes y los jefes de estudios de los colegios e institutos.

Según los datos aportados por la Jefatura de la Policía Local, desde que comenzó el presente curso sólo se han contabilizado una docena de casos donde se ha detectado alguna situación de riesgo. «Esto quiere decir que el problema no llega a ser alarmante aunque sí que nos preocupa, especialmente, lo relacionado con las drogas», apuntó Antonio Rivas, que también destacó la necesidad de atajar el problema cuanto antes y evitar así que esta situación derive en otro tipo de actitudes.

Sin embargo, la detección de problemas como el absentismo, el consumo de drogas o la violencia escolar es una labor que se lleva realizando desde hace algunos años. Oficiales en prácticas de la Policía realizaron un curso el pasado año sobre estas situaciones para disponer de toda la información que existe en esta materia. A partir de entonces, los agentes han ido mostrando al resto de compañeros las causas y las soluciones más acertadas.

En los casos graves, es decir, faltas a clase de manera reiterada, los oficiales los transmiten directamente tanto a la Delegación de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Cádiz como a la Policía Autonómica y, algunos de ellos, pueden acabar en la Fiscalía del Menor ya que la asistencia a clase hasta los 16 años es obligatoria.

De hecho, el pasado año se localizaron a alumnos de algunos centros que contaban con doscientas faltas de asistencia a lo largo del curso.

Los casos considerados como leves (faltas de forma puntual), son los jefes de estudios los que se encargan de ponerse en contacto con los padres o tutores de los absentistas.

Publicado por Nuria Agrafojo (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse