cadizcentro.net

1/11/2005

Tosantos rebosa los mercados

Inicio > — josegalindo @ 8:23 am :: 805

Mientras Juan y Medio y los niños de Menuda Recova le hacían una entrevista a Teófila Martínez, Ronaldinho pasaba por la consulta del dentista, el Cádiz volvía a las Puertas de Tierra para celebrar su ascenso y nacía la heredera de la familia real Mondongheña. Si algo rebosó en la fiesta de Tosantos en el Mercado Central y el Virgen del Rosario fue imaginación. Y gente.

Cientos, miles de personas entraron ayer en los mercados para ver Tosantos. En el Virgen del Rosario, los visitantes iban entrando por turnos porque ya no cabía un alfiler. En el Central, los padres desesperados se sometían a lo que mandaban los niños. “¿Otra vez al mogollón?", preguntaba un hombre a su hijo al verse imbuido en la masa. Pues sí, señor, sí, otra vez al mogollón para ver un circo repleto de malabaristas, magos y payasos hechos con frutas. Y la batalla de Trafalgar con los barcos de calabazas. Y la Isla del Tesoro con su patapalo y todo.

Colas de gaditanos hasta el Carola Ribed en Varela, los pitufos cantando en pasacalles en la plaza de las Flores, los coches pitando por culpa de los pitufos… Y los inmigrantes de Melilla subiendo una valla infame bajo la mirada indiferente de la Organización Nula hUmanitaria (ONU). Porque en la fiesta de Tosantos, donde los cochinos y pollos, las frutas y verduras, los pescados y mariscos se disfrazan, hay momentos para la guasa, pero también para la denuncia.

Denuncias como la de un puesto de carne. Un cerdo con su casco de obra, su peto de albañil y su rodillo entre las pezuñas, se dedicaba a adecentar su propio puesto en el Mercado Central. “Si no me lo arregla el Ayuntamiento, lo tendré que hacer yo mismo. ¿Se me caerá el techo encima?", se preguntaba el indignado cochino a través de un cartel. Y hablando de arreglar, en el Virgen del Rosario, las pescadillas y gambas se vistieron de detallistas y de clientes para emular un Mercado Central recién rehabilitado.

A todo esto, la empresa Fondomer vendía un ático de 15 metros cuadrados, el único vacío de un edificio con por lo menos ocho viviendas llenas de cabezas de pescados. Los autores de este puesto del Central, además de camas, sillas, ropa tendida y zapatos recién quitados, mandaron mensajes a la ministra de Vivienda: “¡Felicidades, ministra, en 30 metros cuadrados cabe todo!” o “Ministra, ¿cuánto mide tu casa, chocho?". Se ve que lo de los minipisos ideados por María Antonia Trujillo, en Cádiz no ha hecho mucha gracia.

Lo que sí hace gracia es ver a los pollos y gallinas convalecientes en el Puerta del Mar. Por la gripe aviar, que ha llegado al Mercado Central y al Virgen del Rosario. Los detallistas están al día de la actualidad. Cómo no estarlo, si Leonor fue el nombre más mentado del día: “La cigüeña real no ha cogido la gripe aviar y ha traído sana y entera a la futura heredera". En el Central, los pollos ingresados hacían rimas mientras los menos afortunados, los fallecidos, yacían hechos cenizas con forma de pastilla de avecrem. La enfermedad polluna fue uno de los temas más usados en ambas plazas. También en el de Varela, donde dos gallinas ingresadas hasta con respirador rezaban acostadas bajo una estampita de la Virgen, mientras otra miraba con pasmo la pedazo de inyección que le iba a poner la enfermera.

El homenaje a los cadistas y al Cádiz se repitió en ambas plazas. La televisión tampoco escapó a la sátira de los mercados. Gorgue Javier Vázquez y Carmen Alcayde, los presentadores de Aquí hay tomate, son en Cádiz un ternero, con sus gafas y su pelucón, y una cerdita. Ambos con lenguas gigantescas. “¡Vaya par de lenguas!", decía un cartel. Mira quién baila y Menuda Noche también adoptaron forma de animal. Y Teófila Martínez es una gallina con el color de labios a conjunto con el de los zapatos. Los concejales que visitaron ayer los mercados se quedaron un tanto serios cuando vieron a la alcaldesa con pico y todo en el Virgen del Rosario. “Sí, lo hemos visto, pero nos hemos hecho un poco los tontos", dijo un edil. Seguro que también pensó que menos mal que Tosantos es sólo una vez al año.

Publicado por Eva Bocanegra (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse