cadizcentro.net

1/11/2005

La amnesia histórica del diputado socialista por Cádiz Rafael Román

Inicio > — josegalindo @ 10:17 am :: 808

Los chicos del maíz creen que Rafael Román, diputado y concejal de Cádiz, es el mejor candidato a la alcaldía de Cádiz, donde hoy gobierna Teófila Martínez (PP). OK, que muestren las encuestas y eso de que están a seis concejales. Yo he sufrido, aunque mínimamente para su pesar, el “estilo” del personaje (aunque reconozco que me ha pedido disculpas ), cuya frágil memoria histórica (le puedo recordar algunas de las movidas internas del PSOE gaditano) es solo comparable a su cainismo contra el PP y cualquier cosa o persona que se sitúe a su alrededor.

Román, de momento, es “lo mejor” (lean hoy Diario de Cádiz) que tiene el PSOE para enfrentarlo a Teófila Martínez, una alcaldesa peleona (más de uno temblaba en Madrid cuando, durante el Gobierno de Aznar, entraba por los despachos), de carácter difícil, incansable y más cercana a la gente de lo que los socialistas desearían. Y conste que Román, en el fondo (vale, lo admito, muy en el fondo) no me parece una mala persona, otra cosa es que sea un político moderno, al estilo de Borrell (!como curte Europa!) abierto y dialogante. Si Román quiere ser algo un día en Cádiz tiene que abandonar el camino de la porquería, si bien es cierto que en el PSOE -que actúa más como una empresa que un partido- de mierda saben un rato, aunque en la organización hay una gruesa mayoría de buenas gentes, inocentes de lo que otros hacen.

Políticos que aún guardan la compostura en público y en privado. En estos días han llegado a mi mesa, sin demasiado esfuerzo por mi parte, episodios realmente rocambolescos y recientes de algunos personajes del PSOE gaditano, cuya historia conozco muy bien porque formé parte de ella. Episodios que han sido guardados en el cajón por algún periodista gaditano, sin ganas de complicarse la vida. Hubo una vez, en la historia de nuestro país (que no es federal ya por la cobardía de Felipe) en la que muchos nos creímos aquel magnífico lema de campaña “por el cambio", aquella etapa tan especial de España, hasta que descubrimos que algunos “compañeros” de viaje tenían la manita demasiado larga y la moral muy cortita. Unos optaron por quedarse e hicieron lo que pudieron. Otros nos dimos el piro para destapar la mierda calentita de un buen grupito de corruptos. Las hemerotecas, como el algodón, no mienten. Todavía recuerdo, con nitidez, aquella campaña electoral de 1982. Pepe Lodeiro, periodista gaditano hoy “abandonado” por el PSOE (creo que está en Madrid) era el jefe de prensa del PSOE en Cádiz, Juan Pedro Simo (hoy en Diario de Jerez) y yo colaborábamos como técnicos en Jerez. Fue una campaña realmente increíble, la del 82, que ganó Felipe González. Cada día a través de un ingenio llamado “dex” (precursor del fax) mandábamos 100 datos en un formulario a Madrid, donde Helga Soto y Alfonso Guerra los procesaban para que Felipe, a las 13,00 horas, ofreciera una suculenta rueda de prensa a bordo del bus electoral. No se pueden imaginar (eso lo dejo para el libro que ando escribiendo en éstos últimos meses) el tipo de preguntas que, a diario, teníamos que contestar. Certeras y muy útiles. Tras la muerte de Franco el PSOE consiguió dar una imagen de juventud, de dinamismo, de capacidad de organización, de aceptación internacional, que hizo que la mayoría de la población acabra identificándolo con la oposición al régimen. Ahí colaboramos muchas personas. Pero el cuento cambió mucho pocos años después. Yo no sé donde coño estaba Román, ni me importa, lo confieso, pero yo estaba participando en uno de los procesos electorales más apasionantes de la historia de España.

Muy joven, me empleé a fondo contra la dictadura y tengo mi ficha policial (gracias a un comisario ya desaparecido) como pírrico “trofeo". Lo hacía con personas que entonces eran amigos y hoy lo siguen siendo. Escribo ésto sin acritud (que diría Guerra) para que Román lo guarde con cariño y nunca más vuelva a descalificar a personas honestas, luchadoras y democráticas que creyeron en unas ideas hasta que todo se pudrió. Entonces, como diría Van Morrison, me puse “a este lado de la carretera". O Otro día, cuando me salga de los cojones, les contaré lo mucho que sabe Román de dossieres en su partido. Se me olvidaba, pese a todo tengo un gran respeto por aquellos que me representan como ciudadano, tal el caso de Román en el Congreso y el Ayuntamiento de Cádiz. Pero el respeto desaparece cuando alguien lo pierde primero. Así que. .. Pero a Dios pongo por testigo, que diría Scarlett O’Hara, que nunca más aguantaré las críticas de aquellos que atacan a personas sin importarles dañar irreparablemente su reputación profesional. Este blog es un espacio diario de libertad, un recurso que recomiendo a cualquier persona que quiera tener su propio medio de expresión. No soy enemigo de nadie, pero selecciono cuidadosamente a aquellos con los que me relaciono. Román quiere quedar a almorzar un día conmigo. Eso me dijo el otro día, tras su comparecencia el vergonzoso juicio de Osuna (al que asistí como público, abochornado). Nos dimos la mano y convinimos en quedar un día. Vale, pero antes pasaremos el arco detector, procuraremos que sea en un lugar conocido y cada uno pagará su cuenta. Luego redactaremos unos puntos comunes para que lo que contemos a terceros sea coherente y se atenga a la verdad. Ah, no suelo beber, si acaso un tinto de verano. Cuando quiera, don Rafael. Al final, más tarde o más temprano, tendremos que mantener una relación normal, entre periodista y político, pero sin descalificaciones ni mentiras. Y hablaremos de dossieres, y de reuniones secretas en Miami (la de Cádiz), en la Zona Franca, en restaurantes, hoteles, incluso en casa de algunos próceres. Hablaremos de lo que quiera. Cádiz es un pueblo y se sabe tó. Y quienes más hablan son aquellos que más parecen quererte, Rafael. Ten cuidado con los chicos del maíz, porque estás metido en el maizal. Yo procuro tener esa misma actitud de precaución, pero voy a hacer bien mi trabajo por encima de todo.

Publicado el 15/10/05 por Pepe Contreras (La Telaraña)




RSS 2.0         Identificarse