cadizcentro.net

16/10/2005

Los 38 fragmentos de una unión

Inicio > — josegalindo @ 7:58 am :: 769

En Cádiz no hay un movimiento vecinal. Hay movimientos vecinales. En plural. Porque son tres. Las federación Cadice, la federación 5 de Abril y un grupo de asociaciones no adscritas a ninguna de las dos anteriores se reparten las 38 asociaciones de vecinos que hay en esta ciudad. Las dos primeras, Cadice y 5 de Abril, ni se hablan. Y las independientes, ocho en total, son como su mismo nombre indica: independientes. El movimiento vecinal en Cádiz está disgregado. Cada vez más.

En los años 60, este fenómeno surgió tras la promulgación de la Ley 191/64 de 24 de septiembre, que recogía la libertad de asociación en plena dictadura. La falta de infraestructuras, la degradación del espacio urbano, las carencias sociales y la soledad de los ciudadanos ante sus problemas más cotidianos unieron al movimiento vecinal. En Cádiz, poco antes de que llegaran los 70, nació la asociación de vecinos de San Lorenzo del Puntal. Después vendría la de 1º de Mayo. Y las demás.

Así quedó estructurada la voz de los que antes no decían nada. Así sigue ahora. Unos ciudadanos, en un barrio, que se expresaban a través de una organización, que a su vez se expresaban ante el gobierno más cercano. Pero hoy, un cuarto de siglo después, hay demasiadas voces. En esta ciudad hay barrios en los que operan dos o más asociaciones vecinales. Y no hay una sola organización que las englobe a todas y defienda sus intereses ante la administración.

En los últimos años, cuatro de ellas se han partido por la mitad. De 1º de Mayo del Cerro del Moro ha nacido Claridad del Cerro del Moro. De Antiguos Astilleros de Cádiz, Nuevos Horizontes de Astilleros de Cádiz. De San Juan, Cádiz Centro. De Bahía Gaditana, Nueva Acrópolis. No son las últimas. En el barrio de El Pópulo está surgiendo también un movimiento paralelo a la actual asociación, Los Tres Arcos del Pópulo. Aún no tiene nombre, ni una cabeza visible. Pero se está forjando.

Intereses personales o diferencias irreconciliables. Depende del caso, pero éstas son las dos explicaciones para la separación del movimiento vecinal. ¿Que se convocan elecciones y un grupo de asociados no se conforma con el resultado? Se organiza otra asociación. ¿Que la junta directiva no cumple sus propios estatutos? Se organiza otra asociación. ¿Que algunos ciudadanos creen que no se defienden suficientemente sus intereses? Se organiza otra asociación. De las 38 que hay en la ciudad, ocho son independientes, 12 están federadas en Cadice y, 18, en 5 de Abril.

La federación 5 de Abril cree que el movimiento vecinal en Cádiz está en crisis. Que está atomizado. Escindido. Fragmentado. Cadice, sin embargo, dice que no hay crisis, sino diversidad de opiniones. 5 de Abril no reconoce a Lucía Núñez como presidenta de Cadice ni como representante vecinal porque hace tres años que tenía que haber convocado elecciones para renovar su cargo o ser sustituida. Núñez contesta que está trabajando, que eso es lo importante. Y que le trae sin cuidado que la reconozcan o no.

Existe una ley que regula el funcionamiento de estos organismos. También tienen sus estatutos. Y el Reglamento municipal de Participación Ciudadana, un texto que las dos federaciones están analizando para poder cambiarlo porque está “obsoleto". Las propuestas de 5 de Abril están elaboradas. Sólo necesitan reunirse con la delegada del área, Ana Peral —que no pudo conceder una entrevista a este periódico por encontrarse enferma—, para contárselas. En ese borrador, esta federación propone soluciones para la división en el movimiento vecinal. Que el equipo de gobierno vele por que se cumplan los estatutos de las asociaciones. Que obligue a celebrar asambleas y elecciones. Que ejerza un control. Aunque eso no signifique ni sumisión ni paternalismo. Porque, como explica Luis Monroy, portavoz del Área Reivindicativa de 5 de Abril, “las asociaciones de vecinos no son propiedad de los gobiernos".

Pero el punto más fuerte de dicho borrador es la incorporación de la figura de federación de asociaciones de vecinos más representativa. Igual que en este país hay sindicatos mayoritarios que son los que negocian con el Gobierno central, aclara Monroy. “Tendrá la consideración de Federación de AA. VV. Representativa", recoge el documento, “aquella que certifique mediante las actas que representa al 50 por ciento más una del total de asociaciones de vecinos registradas en el Registro Municipal. Por este motivo, será declarada como Entidad de Interés Público Municipal y ejercerá de interlocutora para los asuntos generales que afecten a los ciudadanos de Cádiz y a sus representados".

Para acabar con la disgregación de organizaciones o, al menos, disminuir sus efectos en los vecinos, el borrador contempla otro punto: “Cuando en un barrio concurran dos o más asociaciones, tendrán la consideración de Asociación de Vecinos Representativa aquella o aquellas que demuestren tener el mayor número de socios y reúnan todos los requisitos en orden a la Ley Orgánica 1/2002 de marzo". Algo que ahora, según Monroy, no se cumple en todos los casos.

Lucía Núñez, presidenta de Cadice, no desglosó el contenido de su borrador, aunque aseguró que hay “muchísimos puntos” que se debatirán con el equipo municipal de gobierno cuando esté listo. “El Reglamento ha quedado un poco desfasado, y se tiene que hacer uno nuevo acorde con el suelo que estamos pisando, con Cádiz. Los tiempos han cambiado, y tendremos que sentarnos para verlo punto por punto. Para que pueda empezar a funcionar y no para que quede abandonado en un cajón".

En caso de que se cumplieran las expectativas de 5 de Abril recogidas en su texto, ella sería la federación más representativa, por encima de Cadice. Aunque de momento no sumaría el 50 por ciento más una que estipula el borrador del Reglamento. Dieciocho de las asociaciones están con ella, y aglutina, según esta organización, a aproximadamente el 75 por ciento de los vecinos. Pero 5 de Abril no está dentro de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Andalucía (CAVA). Y ese es el argumento que maneja Núñez para descartarla. “Si 5 de Abril está trabajando, que lo haga como quiera. No está reconocida a nivel andaluz, sólo local".

En los principios del movimiento vecinal había ocho asociaciones en Cádiz. Hace apenas unos años, 28. Ahora hay 10 más. 5 de Abril apuesta por la unificación total. Para eso hace falta pasar por tres requisitos: voluntad de estar unidos, transparencia, y un cumplimiento a rajatabla de los estatutos. Pero, de momento, la división es lo que hay. Por eso hay demasiadas voces distintas que llaman a una misma puerta. Por eso, cuando los vecinos quieren pedir algo a una administración, el movimiento se queda sin fuerzas.

Publicado por Eva Bocanegra (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse