cadizcentro.net

9/10/2005

Vecinos alertan del estado de Sopranis 1 y contradicen a Teófila Martínez y a la AVV

Inicio > — josegalindo @ 7:46 am :: 761

Los inquilinos de la finca número 1 de la calle Sopranis han salido al paso de las declaraciones de la Asociación de Vecinos Las Tres Torres sobre un acuerdo entre el propietario del inmueble, Enrique Arroyo, y sus habitantes para rehabilitar la finca. Además, también desmienten a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, que aseguró en dos ocasiones en tan sólo una semana que las obras en la citada finca estaban en marcha, pero que la Delegación de Urbanismo no paralizaría el expediente de expropiación hasta que estuviese garantizado el regreso de los vecinos tras las mismas.

Los afectados por la situación de esta finca han confirmado a este medio que aún no han cerrado ningún acuerdo con el promotor inmobiliario Enrique Arroyo. Todos están conformes en la necesidad de la reforma del edificio, pero piden que primero se les realoje mientras se acometen los trabajos de rehabilitación.

En este sentido, desmienten también lo que se afirmó desde la AVV del Barrio de Santa María sobre que habían comenzado los realojos de estos inquilinos. Los vecinos de este inmueble de la calle Sopranis afirman que el promotor Enrique Arroyo les dijo en primavera que “en una semana nos realojaba y todavía estamos igual, con que en una semana nos realoja”. De hecho, estos inquilinos aún siguen viviendo en la finca, en la que habitan un total de diez familias. La práctica totalidad de los vecinos tienen más de 60 años de edad.

Los inquilinos coinciden con la AVV en que los trabajos para rehabilitar la finca están paralizados por discrepancias entre los técnicos de la empresa de Enrique Arroyo y los del Ayuntamiento. Por ello, piden al Ayuntamiento que permita la realización de las obras de seguridad o las realice de manera subsidiaria mientras se prolonga tanto el proceso de expropiación como la negociación del proyecto de reforma.
Estos vecinos aseguran que no es cierto que se estén realizando obras de reforma en la finca, tal y como ha afirmado la alcaldesa de la ciudad en dos ocasiones.

Cádiz Información ha podido comprobar el mal estado en el que está la finca y que no hay ninguna obra en marcha. Ni tan siquiera indicios de que se haya empezado o se vaya a empezar.
Grietas en las paredes y techos, vigas y muros que crujen, humedades, paredes que se caen y puntales repartidos por todo el inmueble son los otros inquilinos de este edificio.

Los vecinos alertan del peligro que supone esta situación para la estructura del inmueble y, por ende, para ellos mismos. Incluso, señalan que no se atreven a llamar a la Policía o los Bomberos porque “nos van a desalojar y luego ya no sabemos si podremos volver”. Por eso, los afectados creen que es necesario que el Ayuntamiento y la promotora aparquen sus diferencias y se pongan de acuerdo para, al menos, comenzar las obras de seguridad que se han requerido desde Urbanismo en varias ocasiones.

De su casa al asilo pasando por la calle Mesón

Los vecinos de Sopranis 1 no las tienen todas consigo para que el promotor inmobiliario Enrique Arroyo vaya a realojarlos. Entienden que el objetivo del empresario sea el de construir “un montón de pisos, pero primero que nos saque a nosotros y nos busque otra casa mientras se hacen las obras”. A algunos de los actuales inquilinos, señalan, les gustaría volver al que ha sido su hogar de toda la vida, aunque otros no son reacios a llegar a otro tipo de soluciones. Pero de momento aún quedan diez familias en el interior de un inmueble con evidentes muestras de peligro de derrumbe y falta de seguridad en su estructura. Los vecinos recuerdan que sólo un inquilino abandonó el inmueble para ser realojado por el propietario de la finca. Se trataba, comentan estos inquilinos, de una vecina de 85 años, que según relatan los propios inquilinos, vivía con su madre de 105, y tras fallecer esta se subrogó al contrato de arrendamiento de renta antigua. Según los vecinos, la anciana aceptó abandonar su casa y fue realojada por el empresario en un piso en la calle Mesón, para tras un tiempo enviarla a un asilo. Siempre según la versión de los vecinos de Sopranis 1, imposible de contrastar con Enrique Arroyo ante su enmudecimiento para hablar de todo lo relacionado a sus fincas, salvo productoras de televisión que no escatiman en gastos.

Tres versiones y una mentira en el aire

Todo en la vida es según el color del cristal con que se mira, pero los hechos y la realidad sólo tienen una versión. En el caso de la situación de los vecinos de Sopranis 1 y de las condiciones de sus vecinos hay varias versiones totalmente contradictorias. Por un lado, la de Enrique Arroyo, ofrecida a la Asociación de Vecinos Las Tres Torres del Barrio de Santa María. Ambos defienden que el proyecto de reforma está paralizado por diferencias entre los técnicos de la promotora y los de la Delegación de Urbanismo. Es decir, que no hay ninguna obra en marcha. Luego está la versión de la alcaldesa, Teófila Martínez, que afirmó que el proceso de expropiación se mantendría en marcha pese al inicio de las obras. Cuando este medio publicó la versión de la AVV, una redactora de este periódico le preguntó por la paralización del proyecto. “Me parece que está usted mal informada”, espetó la regidora ante la sonrisa cómplice de algún dorador de píldoras a ritmo de teclas de ordenador, antes de volver a afirmar que las obras estaban en marcha. Ahora, los vecinos confirman que no hay obras en la finca. O alguien miente o alguien no está bien informado. Los vecinos parece lógico que sean los que más al tanto estén de lo que ocurre en su casa y de si hay obras o no. Si afirman que no las hay y la versión municipal es la contraria, alguien en San Juan de Dios parece desorientado. Y la finca está a escasos 50 metros de la puerta del Ayuntamiento gaditano.

Publicado por José Luis Porquicho (Cádiz Información)




RSS 2.0         Identificarse