cadizcentro.net

8/10/2005

Acusan a Arroyo de dejar sin luz a 20 familias que le compraron sus pisos

Inicio > — josegalindo @ 7:24 am :: 759

Una veintena de familias gaditanas se encuentran sin servicio eléctrico o con poca calidad por culpa de una supuesta negligencia de la empresa de Enrique Arroyo (Servicio Inmobiliaria de Gestión SAEA), a la que le compraron sus pisos hace menos de un año. En este tiempo, según denunciaron a Cádiz Información los vecinos, el promotor inmobiliario aún no ha acordado con Eléctrica de Cádiz la realización de las obras necesarias para la acometida de la corriente eléctrica en las fincas números 11 y 18 de la calle Feduchy.

Los vecinos denuncian que las obras en ambas fincas finalizaron en el año 2004, cuando comenzó el proceso de venta de ambas a través de las diferentes agencias inmobiliarias de la ciudad que trabajan con la compañía de Enrique Arroyo. Sin embargo, estas ventas se estaban realizando sin que los edificios tuvieran garantizado el servicio de suministro eléctrico.

Los vecinos afirman que el origen de este problema está en el coste de las obras necesarias para la acometida. Según declararon a este medio, han podido conocer que el precio de las mismas ascendía a 54.000 euros (unos 9 millones de las antiguas pesetas).

Por ello, durante varios meses, Arroyo mantuvo un pulso con el Ayuntamiento y con Eléctrica de Cádiz para ahorrarse el tener que realizar esta actuación, siempre según los vecinos, ya que el promotor no responde a la llamada de los medios de comunicación para dar sus explicaciones.

Finalmente, en el mes de mayo el promotor inmobiliario solicitó a Eléctrica que realizara estas obras, asumiendo su compañía el coste de las mismas. Para entonces, los nuevos propietarios ya habían recibido sus llaves y algunos, incluso, ya vivían en estas viviendas de la calle Feduchy. Durante este tiempo, en el número 11 han estado viviendo con luz de obra, con los consiguientes problemas de bajadas y subida de tensión y las averías que provocaba en los electrodomésticos.

La petición de la obra de acometida se unió a las previsiones de trabajos que deben acometer los trabajadores de Eléctrica, por lo que aún no se han realizado ni se prevé que se hagan a corto plazo. La empresa municipal sólo puede ofrecer una salida de emergencia: servicio eléctrico con una tensión de 2,2 kilovatios. Algo totalmente insuficiente para las necesidades, ya que supone no poder, por ejemplo, utilizar vitrocerámica o la imposibilidad de tener en marcha a la vez el frigorífico y la lavadora.

Dispuestos a llevar el caso a los tribunales

La paciencia de los vecinos de los números 11 y 18 de la calle Feduchy con Enrique Arroyo y sus prácticas se ha agotado. Por ello, ahora en ambas fincas se han constituido sendas comunidades de vecinos. Los cinco meses sin luz o con luz de obra y las previsiones de un servicio eléctrico insuficiente que les obligará prácticamente a comer en la calle les hace plantearse ir a mayores. En este caso el culpable lo tienen claro, ya que la solución propuesta por Eléctrica de Cádiz es una salida de emergencia ante la situación creada por lo que consideran negligencia de Arroyo y su empresa. Por ello, los vecinos están dispuestos a llegar donde haga falta. Si no se solventa todo en un tiempo corto y a satisfacción de los afectados los vecinos no dudarán en denunciar ante los tribunales a Servicio Inmobiliaria de Gestión Saea, la empresa de la que es administrador único Arroyo. Además, los vecinos afectados no creen que las obras se vayan a realizar en breve. “En la calle Feduchy se encuentra la clínica de la Salud y a su dueño, Evelio Ingunza, concejal del Ayuntamiento, no le hará mucha gracia que corten la calle mucho tiempo”, señalan.

Concede licencia de ocupación sin luz ni agua

Las paradojas del mercado inmobiliario y de las tramitaciones burocráticas pueden llevar a que una vivienda de nueva construcción sea una nueva versión de ‘infravivienda’. Porque, lejos del ‘partidito’ y de los puntales en las casas antiguas, pocas definiciones pueden adaptarse mejor a una vivienda recién construida, o rehabilitada como en los casos de Feduchy 11 y 18, como esta de ‘infravivienda’. En estos tiempos que corren, donde los aparatos eléctricos son los reyes de las casas y facilitan las labores del hogar, una vivienda en la que el servicio eléctrico no es el adecuado no es un piso con los requisitos mínimos necesarios para el siglo XXI. Es lo que ocurre en estas fincas rehabilitadas por la empresa de Enrique Arroyo, Servicio Inmobiliaria de Gestión Saea, que ha dejado sin luz a una y con luz de obra a la otra durante medio año. La duda de los vecinos va más allá. Si han escriturado ante notario sus viviendas en la entrega de llaves, significa que el promotor disponía de la licencia municipal de primera ocupación. Permiso que en este caso se ha dado sin que estén garantizados los servicios de luz y agua en las viviendas.

Publicado por José Luis Porquicho (Cádiz Información)




RSS 2.0         Identificarse