cadizcentro.net

4/10/2005

La Junta puja por la adquisición de la Casa de Palos para convertirla en nueva sede

Inicio > — josegalindo @ 7:23 am :: 748

La puja por adquirir la Casa de Palos aún sigue abierta. Y, entre las empresas y entidades interesadas, y según fuentes consultadas por LA VOZ, la Junta de Andalucía es la que se perfila como posible ganadora final de esta subasta. El pasado mes de junio el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, propietaria hasta entonces del edificio, sacó a la venta esta casa-palacio, ubicada en la plaza de San Agustín, por un valor de 4.100.000 euros. Desde entonces, decenas de interesados han presentado su oferta.

Sin embargo, hasta dentro de quince días no se podrá conocer quien será el nuevo propietario de la antigua sucursal bancaria del BBVA. Así, y según han confirmado a LA VOZ, uno de los particulares interesados aún no ha comunicado cómo financiará el pago del edificio.

Esta misma fuente ha descartado la posibilidad de que esta casa acoja una franquicia, «debido a las características de la vivienda». Así, la Casa de Palos se encuentra protegida debido a su valor histórico, por lo que las obras que se podrían llevar a cabo serían escasas y muy determinadas.

Monumento

Por otra parte, este edificio ha perdido valor desde que el pasado 22 de abril el BBVA cerró definitivamente esta sucursal. Las continuas pintadas que aparecen en las paredes del edificio como los carteles están perjudicando la monumentalidad de este edificio.

Esta casa fue en su origen la casa de Correos de la capital. Por ese motivo el lugar tomó el nombre de plaza de Correo. Los orígenes de la primera construcción del inmueble se remontan al siglo XVII, con la primera desamortización de Mendizabal, siendo comprada con posterioridad por los frailes franciscanos quienes en el año 1860 la vendieron a Juan de Dios Lassanta.

Este rico comerciante convirtió el lugar en un palacete, realizando los trabajos sobre el antiguo edificio existente, aunque con malas características constructivas y de materiales.

Aunque sin fecha determinada, Lassanta decide vender el palacete y pasa a manos de Antonio Martínez de Pinillos e Izquierdo, estableciendo allí las oficinas y dependencias de la compañía naviera transatlántica.

Una vez cerrado este negocio, el edificio cayó en el olvido, aunque en el año 1982, la Caja Postal decide recuperar el inmueble para convertirlo en sucursal bancaria, realizándose las obras entre los años 1988 y 1989, pasando, después de la fusión, a pertenecer al banco Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

Publicado por Mayte Huguet (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse