cadizcentro.net

17/9/2005

San Pedro: las llaves para entrar en el centro comercial abierto

Inicio > — josegalindo @ 6:56 am :: 702

Los ciclomotores y los vehículos circulan constantemente. En las aceras, los peatones bajan y suben los escalones para dejar pasar a otros transeúntes. El ritmo es constante en la calle San Pedro, la vía perfecta para acceder al núcleo de la ciudad. Situada en el perímetro del centro comercial abierto, San Pedro es, sin embargo, la calle con menos actividad comercial aunque, según recordó uno de sus vecinos, Luis Graván, antaño sí contaba con numerosas asesorías y abogados. Luis llegó a la calle en 1977, después de vivir en Mesón y en la zona de Puerta Tierra, entre otros lugares, pero siempre se sintió ligado al centro de la ciudad «porque, entre otros motivos, no tenía coche», explicaba este vecino.

Desde hace 28 años reside en el número 2 de San Pedro, «en la primera planta», concreta Luis Graván, que comenta que en estas tres últimas décadas «las cosas han cambiado mucho». Luis recuerda como, cuando llegó a su vivienda, en las calles se vivía una calma tensa. «Francisco Franco aún vivía, pero las nuevas ideas democráticas empezaban a ver a la luz. Y un día, Franco murió, y en la calle renació una vida que, hasta ese momento, había estado dormida». Esos instantes los recuerda, aunque con dificultad, Carmen Alonso, también vecina de la calle San Pedro, aunque en el otro extremo de la calle. A Carmen le emociona revivir aquellos momentos en los que bajaba a comprar la leche a granel o el hielo que se colocaba para enfriar las neveras. A la memoria también le vienen escenas de la Cádiz de la posguerra, «cuando las mujeres paseábamos por esta calle empredada, donde sólo existían algunos comercios y resaltaban las casas señoriales».

Nuevos y viejos

La calle San Pedro se caracteriza, entre otros motivos, por el gran número de comercios que tiene. Desde la confluencia de la calle Beato Diego de Cádiz hasta la esquina con la calle San Jose, a derecha e izquierda, las puertas de los locales están abiertas al consumidor. Una frutería, dos inmobiliarias, dos tienda de moda de surf, tres dedicadas a la mujer, una que ofrece enmarcar cuadros o fotografías, una bombonería, dos bares de tapas, cuatro peluquerías, un centro de depilación, un bar de copas, dos joyerías, una tetería, una tienda de complementos, una tienda de tés y cafés, dos establecimientos de artículos de decoración, un ultramarino, un local de productos esotéricos, una tienda de ropa deportiva, la imprenta, una tienda especializada en novias y madrinas y una casa de hermandad. En total, treinta y dos establecimientos y locales.

De entre esta treintena de locales, sólo tres superan los veinticinco años de vida: la peluquería Estilo, propiedad de Manuel y Miguel,la tienda de ropa deportiva y pesca Sports Marine y la Imprenta Bahía. Ésta última es la más antigua de la calle. Alfonso Brihuega recuerda que fue en el año 1966 cuando la propietaria abrió las puertas de este taller que, posteriormente, adquirió la familia de Alfonso. Éste trabajador asegura que la calle San Pedro es «comercialmente muy mala. He visto abrir y cerrar muchos comercios en esta zona. Por aquí pasan muchos ciudadanos y circulan muchos coches, pero realmente esta calle es de paso a San Antonio, a la Plaza Mina o a la calle Ancha».

La segunda tienda más antigua de la calle es Sports Marine, «desde principios de los setenta estamos abiertos», especifica Raúl Rodríguez, hijo del propietario, Agustín Rodríguez. Su padre ha sobrevivido a buenos y malos tiempos. El secreto ha sido la especialización, concretó Raúl. Los artículos del pesca han mantenido el negocio. «Nos gusta mucho este deporte, lo practicamos y sabemos qué es lo mejor para pescar. Por eso, los aficionados vienen para encontrar los artículos necesarios para capturar», explica el hijo de propietario.

La tercera que ha sobrevivido a los cambios es la peluquería Estilo, regentada por Manuel y Miguel. Estos peluqueros se dedican «al corte clásico», explica Manuel. Su estilo y su manera de trabajar sigue siendo del gusto de muchos gaditanos, que no han dejado de acudir a la peluquería de estos amigos. Por este motivo no temen la competencia que les ha salido en la calle. «Aunque parezca mentira, con nosotros hay cuatro peluquerías. Una de señora y caballeros, una exclusiva para mujeres y la que tenemos justo enfrente, una peluquería con cortes muy modernos», comenta Manuel.

Zona de movida

El carácter comercial de la calle se pierde durante las noches, sobre todo en invierno. La proximidad de la calle San Pedro con la plaza de Mina atrae a muchos jóvenes a esta zona «para hacer de todo», apostilla Luis Graván, que dice estar harto de las concentraciones.

Los vecinos han pedido en numerosas ocasiones mayor vigilancia en la calle, aunque sus ruegos no han tenido el efecto deseado, así que esperan un milagro y que vuelva la paz.

Publicado por Mayte Huguet (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse