cadizcentro.net

3/9/2005

Compañía: El epicentro de la ruta turística de Cádiz

Inicio > — josegalindo @ 7:50 am :: 666

La pluralidad y variedad comercial existente en la calle Compañía invita tanto a los gaditanos como a los visitantes a entrar en sus tiendas. Desde artículos de primera necesidad, gracias a la farmacia, a caprichos, regalos y detalles, en las perfumerías y joyerías de dicha vía, forman parte de la red comercial de la que sin duda es una de las calles más transitadas de la ciudad.

Esta vía ha sufrido una enorme transformación desde que se ejecutaran las obras en el pavimento. «A su favor siempre ha tenido el hecho de ser peatonal, así como el encontrarse en lo que es la herradura del comercio entre Novena y Pelota, pero antes estaba en muy malas condiciones», apunta el propietario de Tinoco, Luis Tinoco Márquez.

Hasta su local de la calle Compañía, especializado en ropa de caballero y señora, se acercan a diario numerosas personas por múltiples razones. En este sentido, reconoce que a la buena ubicación del negocio ayuda también «el trabajar hasta la talla 54 y ofrecer un extenso surtido de ropa, desde sport a trajes de celebraciones, a precios muy competitivos», señala Tinoco.

Eutimio o Franma´s Mujer son otros de los negocios que se dedican a la venta de trajes y a la confección, así como Manuel Infante y Manuel Infante Novias. La moda del calzado es también muy variada, ya que existen productos para todas las edades, gustos y ocasiones. Mary Paz, Mayte´s, Nuria Cobo, Payma o Vasconia abren cada día sus puertas en esta calle comercial.

Los más antiguos

El local de Serafín, especializado en la venta de cuchillos, el bar Brim, el estanco o Vasconia son los negocios con más solera y permanecía en Compañía, según afirman la mayoría de los empresarios que integran la calle.

«En las últimas dos décadas ha habido muchos cambios en la estructura del comercio de la calle, bien por el fallecimiento de los dueños o porque sus descendientes no han querido seguir con el negocio», apunta el propietario de calzados Vasconia, Francisco Guitián. Actualmente no queda ni un sólo local libre y, como indica la dueña del estanco de Compañía, María del Carmen Martínez, «la vida comercial está volviendo a resurgir».

Por su parte, Guitián ha sido testigo de los principales avances de la calle, tras llevar casi 37 años al frente de Vasconia. En este sentido asegura que «a pesar de haberse convertido en una calle mucho más cómoda para pasear, por la mejora del asfalto, necesitaría un poco más de promoción para que el turista no se fuera de Cádiz».

Barrio familiar

El estanco de María del Carmen y el horno-pastelería de la familia Bustelo son otros de los locales de mayor trayectoria.

Ambos negocios cuentan con una clientela fija que conocen «de toda la vida» y que además reconoce sentirse allí «como en casa». Es el caso de José Guardado, un vecino de la calle Cervantes que asegura venir todos los días hasta Compañía a por su paquete de tabacos «por el agrado con el que soy atendido». En cuanto al estado de la calle, este ciudadano considera que necesita mayor vigilancia policial, así como en la cercana vía de Columela, «imposible de transitar cuando se pone los top mantas», añade.

El negocio que fundara Juan Martínez Fernández como almacén en 1950, ampliado años después con la concesión del estanco, está dirigido en la actualidad por su hija, María del Carmen y su nieta. «Conocemos a todo el mundo del barrio y somos como una gran familia», sostiene la empresaria. Tanto ella como el empleado del estanco, Fernando Martínez de Viergol, señalan que los momentos más felices que han vivido en este negocio suceden «cada vez que vemos a los clientes saltar de alegría por haber ganado algún premio de la primitiva».

Del barrio y de su gente es también la panadería-pastelería Compañía, según uno de sus co-propietarios, Joaquín Bustelo. La oferta que muestran los mostradores de este local deja ver una amplia gama pastelera, entre las que destacan la ensaimada mallorquina por su gran tamaño y el pan o turrón de Cádiz, «que es lo que suelen llevarse de recuerdo la mayoría de los turistas», detalla.

Llegada de barcos

Fundado en 1804, el horno amplió su negocio con la apertura de la tienda de cerámica y artesanía en dicha calle en 1980. Pepi Camacho es la que se encarga del local, así como de atender a los visitantes.

«Al principio se vendía bastante bien la cerámica pero cuando comenzaron a llegar barcos a la ciudad vimos que vendría bien ofrecer también artículos de souvenirs», indica. Toreros, flamencas, abanicos o platos decorados con motivos de Cádiz suelen ser los principales artículos que adquieren en su local la mayoría de los turistas. Pero éste no es el único comercio de Compañía en el que se pueden encontrar artículos de recuerdo, ya que al tratarse de una vía situada en el núcleo de la ruta turística, entre la plaza de la Catedral y la de las Flores, es continuo el paso de extranjeros. Es por ello, por lo que existe otro comercio que se dedica exclusivamente a los souvenirs entre Obispo Urquinaona y Santiago.

El turismo de cruceros suele adquirir en esta calle, en ocasiones, más que un simple dedal de Cádiz o un imán para el frigorífico, sobre todo en Tinoco o en Manuel Infante Novias, por comercializar ambos negocios con los trajes de fiesta. «Algunas veces hemos vendido vestidos a los cruceristas para los bailes que tienen en el barco», apunta el empresario Manuel Infante.

Este comerciante mantiene abierto, junto a su esposa María del Carmen Naranjo, dos negocios en la misma calle. El primero de ellos, dedicado a la confección de caballero, se creó en 1977. Desde entonces hasta ahora han pasado por sus probadores numerosos clientes, siendo los últimos el equipo del Cádiz Club de Fútbol, a cuya plantilla le hará la ropa oficial de calle.

Asimismo, desde hace 13 años se dedica también a la venta de trajes de novia y de fiesta, así como de comunión, en el local que hace esquina con Arbolí. El grueso de la clientela procede de Cádiz y su provincia, si bien recuerda haberle vendido trajes de novia a una alemana y una americana a las que les gustaron los vestidos y se los llevaron.

Complementos

Taller 9, Zoco y las dos tiendas de Top amplían aún más la oferta comercial de Compañía.

Todas estas tiendas están especializadas en la venta de complementos para vestir y para el hogar. Desde pendientes, colgantes, bolsos o cinturones a vestidos pintados a mano o instrumentos musicales de origen africano y marroquinería, sobre todo en Top, son alguno de los productos fáciles de adquirir en esta vía.

Valentín Ramos suele hacer su negocio más que nada en Navidades, según apunta su empleada Tamara Osorio, aunque a lo lardo del año se venda bastante por el emplazamiento del comercio y por ser los relojes «regalos muy recurridos y económicos».

Publicado por Trinidad Caballero (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse