cadizcentro.net

25/8/2005

La finca con riesgo de derrumbe en Obispo Urquinaona sigue sin protección

Inicio > — josegalindo @ 2:28 pm :: 646

Las medidas de seguridad en la finca de Obispo Urquinaona con Compañía no se han culminado, pese al peligro de desprendimiento reflejado en el informe técnico de Urbanismo que obligó a cerrar las puertas de los dos locales comerciales de manera inmediata el pasado mes.

Ambos negocios fueron precintados de forma rápida, debido a que el estudio técnico advertía del «riesgo de desprendimiento de los acabados y revestidos de las fachadas». Esta misma orden contemplaba, además del desalojo de los comercios, el apuntalamiento del interior del inmueble en todas las plantas.

Asimismo, alertaba de la necesidad de colocar una malla de protección en las fachadas del edificio, algo que todavía no se ha producido y que provoca el miedo entre los viandantes, debido al llamativo deterioro del inmueble. Tanto Obispo Urquinaona como Compañía son dos calles céntricas y suelen ser muy transitadas. Así, los responsables de la entidad vecinal del barrio esperan que Urbanismo finalice la ejecución de las medidas de seguridad «antes de que se produzca alguna desgracia que haya que lamentar», indican.

Denuncia en Sanidad

Por el momento, la asociación de vecinos de Cádiz Centro ha presentado una denuncia en Sanidad, ya que al encargado de la frutería, Diego Leal García, no le quedó tiempo para retirar todos los productos perecederos que tenía a la venta.

Como principal afectado en toda esta historia, Diego ha insistido en varias ocasiones para tener una audiencia en el Ayuntamiento, concretamente desde el pasado uno de julio. Ayer logró reunirse con el concejal de Urbanismo, José Loaiza. Tras este primer encuentro volverán a tratar el tema la próxima semana, «ya que para encontrar posibles vías de solución debe existir previamente un acuerdo entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía», explica Leal.

Diego tuvo que dejar su negocio el pasado 28 de julio cuando los agentes de la Policía Local le comunicaron del peligro de derrumbe del inmueble, que fue cedido por el Ayuntamiento de Cádiz a la Junta de Andalucía hace un año para ser rehabilitado, aunque aún no ha sido traspasado oficialmente. Su mal estado de conservación motivó hace unos años el cierre parcial de la calle Compañía, tras la caída de cascotes de la fachada y provocó la expropiación de la finca por parte del Ayuntamiento, después de varios requerimientos a la propiedad.

Publicado por T. Caballero (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse