cadizcentro.net

3/7/2005

Una ‘tacita’ de esplendor deslucido en su perímetro

Inicio > — josegalindo @ 9:36 am :: 499

Los paseos matutinos por la Alameda de Apodaca o por el Campo del Sur suelen ser algo habitual entre los gaditanos y, llegada esta fecha estival, frecuentes a cualquier hora del día para quienes nos visitan.

No obstante, existen bastantes deficiencias susceptibles de subsanar con el incremento de servicios municipales como pueden ser el de mantenimiento urbano o el de limpieza. Así, si se empieza el paseo por la punta de San Felipe, llamará de manera imperiosa la atención de cualquier persona las numerosas pintadas que pueblan la zona.

Continuando el camino, y traspasando los arcos de la muralla de San Carlos, las escaleras que se ubican en Honduras frente a la calle de San Germán, dirigen al ciudadano o al visitante a un repertorio aún mayor de graffitis y lemas que, junto a las manchas resecas que cubren el suelo desde La Negrita, invitan al usuario a pensar que es posible un lugar más limpio y atractivo más allá de los ventanales que dan a la Bahía gaditana.

El olor de las garitas, donde los orines de humanos y animales han dejado una marca permanente, tampoco resulta agradable. Ya en la Alameda, comienzan a faltar algunas farolas y muchos de los barrotes muestran signos de estar cayéndose a pedazos, teniendo incluso alguno de ellos los hierros oxidados por fuera, con el peligro que ello conlleva.

Allí mismo lleva también «colocado sobre un suelo de cristal dos planchas de hierro para tapar un boquete», según asegura un comerciante de la zona. Los servicios públicos subterráneos han perdido la reja que cerraba su acceso y acumulan restos de suciedad.

Esta persona afirma que deberían de habilitarlos para su uso, ya que «así se evitaría que las personas miccionaran en los jardines», apuntando que no son suficientes los servicios portátiles, que además cuestan 20 céntimos.

Asimismo, muy próximo al Baluarte de la Candelaria se encuentra una fuente de uso público rota.

Contrastes

Desde el paseo del Doctor Gómez Ulla se contemplan dos realidades bien distintas.

A un lado, la modernidad del nuevo club de tenis que aún se encuentra en obras o la rehabilitación del Gobierno Civil y, de otro, las hierbas crecidas en los bordillos de las aceras, varios alcorques sin árboles plantados o una cabina de teléfono destrozada por los años y sin puertas, en el acceso principal de parque.

Ya en La Caleta, las manchas en el pavimento vuelven a deslucir este bello y típico paraje de la Tacita de Plata, si bien buena parte de la culpa es de los ciudadanos que tiran al suelo sus chicles y pasan a estar allí de por vida.

Y ya, por último, el Campo del Sur, que deja en la retina de todo el que lo visita una imagen desoladora. Desde la asociación de vecinos de La Viña, su presidente, José Lado, denuncia, sobre todo, la falta de equipamiento urbano. De este modo, desde la guardería infantil hasta la cárcel vieja no existen vegetación alguna, así como tampoco en las proximidades de la peña La Perla de Cádiz.

Los baches y socavones del suelo hacen dudar en la eficacia del cartel que, frente a la antigua sede de la Policía Local de Cádiz, califican a este paseo como «circuito urbano de carrera y ejercicio». No obstante, la realidad salta a la vista y deja claro que aquello no es ni siquiera el lugar más idóneo para pasear por la ciudad.

El Paseo Marítimo y el de San Roque están, por el contrario, mucho más cuidados y urbanizados. A pesar de ello no estaría de más repasar las señales horizontales de la calzada para mejorar la seguridad del tráfico y culminar la actuación, apostando por el mantenimiento de cada rincón de la ciudad y su denominación de Tacita de Plata. «Estamos como los romanos en el tiempo de los cristianos porque nos sacrifican obligándonos a ir en autobuses sin aire acondicionado», explica un comerciante de La Viña, Pedro Alcina. Y es que los usuarios de las líneas 2 y 7 critican que los autobuses que se utilicen para circular sean «primitivos» y estén, por lo tanto, bastante anticuados.

Publicado por Trinidad Caballero (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse