cadizcentro.net

24/6/2005

Los vecinos de Benjumeda, 17 vuelven a casa tras un acuerdo entre Junta y Propiedad

Inicio > — josegalindo @ 8:47 pm :: 478

Diez días después de que un grupo de vecinos de Benjumeda, 17 ocupase pacíficamente, aunque de manera ilegal, un bloque de viviendas propiedad de la Consejería de Obras Públicas ubicada en el Callejón de San Andrés, la Junta de Andalucía ha suscrito un acuerdo para rehabilitarles sus viviendas. Tras esa rúbrica, todos los vecinos de Benjumeda recogieron sus bártulos y, sobre las 19 horas, el edificio cerraba sus puertas bajo la atenta mirada de un guardia de seguridad contratado para certificar que nadie quedaba en el inmueble. Junto con los vecinos de Benjumeda, 17, han partido dos familias de la Barriada de la Paz y una tercera del propio Callejón de San Andrés.

Dos reuniones han hecho posible este desalojo. La primera la mantuvo al mediodía la propietario de al finca de Benjumeda 17, Rosario Salas, con el director de la Oficina de Rehabilitación, Jesús Martínez; fruto de este encuentro fue la solicitud de Salas para que la Junta remodelase íntegramente su inmueble, algo que fue aceptado de inmediato.

La segunda se produjo inmediatamente después, y enfrentó en la Delegación de Obras Públicas al presidente de la Asociación de Vecinos Cádiz Centro, Carlos Jesús Rivero, al delegado de Obras Públicas, Pablo Lorenzo y a varios de los vecinos. «El trato de la Junta con nosotros fue excelente», valoró ayer una de las vecinas presentes, Milagros Sampayo. Por su parte, María Ángeles, una de las vecinas más veteranas, era más efusiva: «Ponlo en el periódico bien claro, todos los de la Junta son unos fenómenos».

En la conversación con los responsables de Obras Públicas, estos les comunicaron que se darían prisa en ejecutar las obras de rehabilitación, pero no les llegaron a concretar una fecha para el comienzo de las obras. Además, se comprometieron a considerar la situación de las dos familias de la Barriada de la Paz. «Nos dijeron que nos buscarían un piso y nos pagarían parte del alquiler», indicaba María Rosa Delgado, madre de un niño de dos años. En la misma situación se encontraba Jessica Caucelo, que se marchará a vivir temporalmente con su tío, José Caucelo, con su marido y con su hija de diez meses a su piso de Benjumeda, 17. Precisamente José llamaba a la Junta a «cumplir su palabra, en la que creemos todos los vecinos, y que comiencen las obras cuanto antes, porque ahora nos vamos a ir a vivir al bloque, que es una infravivienda, y, además, estaremos más en cada casa».

Además de los vecinos de la Barriada de la Paz, se incorporó una tercera familia, proveniente del propio Callejón de San Andrés. «Viven nueve en su piso, y la chica está embarazada, creo que es justo que le busquen un piso», indicó Milagros, que, con una gran sonrisa, confesó que «si esto dura un mes más no aguantamos». De este modo, Milagros comenta que «mi marido, Juan, ha perdido cinco kilos, y su trabajo en esta semana» y «yo tuve que ir al médico porque me puse con las pulsaciones a 135 y la tensión a 14/10».

Lo cierto es que los vecinos se muestran muy esperanzados con la prometida reforma, «yo estoy deseando ver la plaquita verde en mi puerta», insiste María Ángeles, y alaban la gestión que ha realizado la Junta de Andalucía durante todo el proceso, que confiesan que ha sido muy duro. «Han surgido peleas entre nosotros, las lógicas teniendo en cuenta que no tenemos luz, ni agua, y que teníamos que hacer guardia para que no se colase nadie», explican.

Poco antes de que los vecinos abandonaran el lugar apareció por allí el concejal de Vivienda, Juan José Ortiz, a quien éstos recriminaron la actitud que ha tenido con ellos el Ayuntamiento de Cádiz. “Ha aparecido después de diez días y cuando el problema ya se ha solucionado", comentaron los vecinos.

“Chano nos ha dado la vida”

Reza el acervo popular que es de bien nacidos ser agradecidos. Los ahora de nuevo vecinos de Benjumeda, 17 han tomado muy buena nota y mientras empaquetaban sus enseres y recogían los colchones, no cejaban en recordar a todos los que les habían ayudado. «Los vecinos de esta zona han sido un gente encantadora, nos han ayudado en todo, al igual que los comerciantes», detallaba Milagros Sampayo, que a la hora de nombrar a sus vecinos se detenía especialmente en uno, Chano. Una vecina de 61 años, María Ángeles, le espetaba delante de todos sus vecinos: «Chano, nos has dado la vida». Chano, apoyado en el quicio de la puerta y despidiéndose de sus ex vecinos, restaba importancia a lo que había hecho. Y es que puede que la vida sea algo excesivo, pero también lo ha sido el que les haya facilitado luz a todos, «y que nos dejase su cuarto de baño para que nos pudiésemos duchar». «¿Gracias Chano!», le repetían mientras se marchaba; «las gracias para los curas», respondía el bienhechor.

Los vecinos también se deshicieron en elogios hacia la Asociación de vecinos Cádiz Centro, en especial en la figura de su presidente, Carlos Jesús Rivero, al que agradecieron el asesoramiento que les dio en todo momento y sus muestras de apoyo desde el comienzo. Hasta los policías, tanto locales como nacionales, han recibido los parabienes de los inquilinos, que han destacado la «suma corrección» con la que han actuado e, incluso, «que en más de una ocasión nos animaran confidencialmente a seguir con nuestra lucha». Hasta la Junta de Andalucía ha recibido un cariñoso recuerdo en la despedida de las familias que, sin embargo, manifiestan haberse «sentido abandonados por los miembros del Ayuntamiento».

Publicado por Ángeles G. Latorre (La Voz de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse