cadizcentro.net

24/6/2005

Las obras dejan sin techo al tercer piso de la calle San Miguel, 9

Inicio > — josegalindo @ 8:35 pm :: 477

El tercero izquierda del número 9 de la calle San Miguel está en obras desde hace dos días. La vivienda, desalojada en 2003, carece ahora de techo y el mal estado de las vigas y traviesas ha quedado al descubierto. Esta actuación, encargada por el propietario, ha comenzado meses después de que un arquitecto asegurase en un informe que la tercera planta ya era habitable y tras una autorización de Urbanismo que permitía el retorno de los inquilinos, ratificada por los técnicos la pasada semana. Los trabajos se han iniciado cuando el Ayuntamiento ha anunciado que tomaría medidas judiciales o que expropiaría la finca si no se resolvía la situación del inmueble, al que los vecinos se niegan a volver debido a su mal estado.

El techo fue retirado en apenas doce horas, sin previo aviso a los inquilinos, cuyo realojo estaba autorizado. Desde la azotea se podían observar las desgastadas vigas y traviesas que cubrían antes habitaciones como el salón, el dormitorio o la cocina. El interior del piso sigue repleto de puntales que sujetan las estructura de un edificio calificado como “habitable” por Urbanismo hace una semana. Los mismos que, según un informe elaborado por el arquitecto Luis Delgado de Mendoza, aparecieron recientemente. Según él, después de la ejecución de las obras de seguridad requeridas por el Ayuntamiento en 2003.

El propietario de la tercera planta de esta finca ya no es el mismo que entonces. Ahora es Juan Hidalgo Pecino. Según explicaron ayer los inquilinos desalojados, Salvador y Diego Pellicer, en estos últimos días no se ha puesto en contacto con ellos. Sí lo hizo hace un tiempo. Cuando, según su relato, les ofreció abandonar su vivienda para ocupar otra que se habilitaría en los números 48 y 50 de la calle Corralón de los Carros.

Los vecinos estaban entonces realojados en otros pisos de alquiler, que pagaban gracias a las subvenciones de Asuntos Sociales. A principios de junio recibieron la orden para volver a sus viviendas. El Ayuntamiento había recibido un informe de un arquitecto contratado por el propietario que garantizaba que se habían ejecutado las obras de seguridad requeridas. Luego, él mismo encargó otro al aparejador Jerónimo Pérez, que decía que no eran habitables. Esta semana, tras autorizar el retorno de los inquilinos, Urbanismo ha decidido intervenir. Ha amenazado con la expropiación o con acciones judiciales. El propietario ha iniciado las obras. Ha desmontado el techo y acumula tejas y escombros en la debilitada azotea.

Publicado por Diario de Cádiz




RSS 2.0         Identificarse