cadizcentro.net

1/3/2005

La ley del más fuerte en el corazón de Cádiz o cómo desaparecen los pequeños comercios

Inicio > — josegalindo @ 8:15 pm :: 225

Las franquicias, empresas nacionales y multinacionales van tomando cuerpo en el centro neurálgico de Cádiz, pisando terreno al comercio tradicional. Un simple recorrido y ejercicio de memoria por la zona es suficiente para llegar a esta realidad.

Almacenes Merchán, junto a Iluminación Hernández, es el último exponente de la agonía que está sufriendo el pequeño comercio en la zona comercial abierta más importante de la ciudad, o lo que es lo mismo, calle Columela, San Francisco y sus adyacentes. Por Merchán han mostrado especial interés el Corte Inglés, para la posible apertura de su firma de moda Sfera, y el Grupo Inditex, para abrir Zara. Este último es el rumor que ha tomado más fuerza en estos días, aunque todavía no hay un acuerdo cerrado.

De esta forma, desde la propia sede central en Arteixo (La Coruña), aseguran que hasta que no haya nada seguro, no se quieren pronunciar al respecto; mientras, desde Merchán, aseveran que el cierre del acuerdo anunciado con Inditex “es mentira". Por su parte, El Corte Inglés confirma que continúa las negociaciones para adquirir este local, y un par de establecimientos más. Uno ubicado dentro de los Multicines El Palillero, y otro en la calle Columela. En cuanto a Hernández, parece que será ocupado por la cadena Amichi.

El inminente cierre de Merchán es un ejemplo más de la crisis que, en los últimos años, ha azotado al sector para configurar un panorama bien distinto, en lo que a firmas comerciales se refiere.

Este emblemático comercio ubicado en la plaza del Palillero desde principios de siglo, se suma a una extensa lista de comercios de la zona, en la que las desapariciones más recientes la protagonizan El Palacio de la Moda, que ha sido ocupado por Zara Home; Ivarte, adquirido por Kiddy’s Class; Benetton -antes María Jesús- ahora ocupado por Blanco, o Coronel Tapioca, hace unos meses establecimiento de Almacenes Bahía, entre otros muchos ejemplos expuestos en el infográfico anexo.

Es la forma en que las nuevas fórmulas de compra se van imponiendo al comercio tradicional, de ésta y todas las capitales españolas. Concretamente, en un sondeo realizado en el triángulo que conforma Columela, Novena y Palillero, de los aproximadamente 54 locales comerciales que existen, 24 pertenecen al comercio tradicional gaditano, frente a los 30 que pertenecen a grandes empresas.

Mango, Springfield, Pull & Bear o Zara -estas dos últimas del grupo Inditex- fueron los pioneros de esta hazaña empresarial que ha logrado anteponerse al comercio tradicional en poco más de 15 años.

Otra de las calles susceptibles de continuos cambios es la calle José del Toro, donde en la actualidad se ubican firmas comerciales como Don Algodón, Trucco, Tintoretto, Adolfo Domínguez o Pilar Burgos, entre otros.

En cambio, otras vías comerciales como Plaza de las Flores, Compañía y Pelota, se van resistiendo un poco más a la invasión de grandes empresas multinacionales y franquicias, pues muchos comercios tradicionales siguen ofreciendo sus productos. Entre ellos, Eutimio, Tinoco, Gorbe, Serafín, Bar Brin, Horno Compañía, Soriano, Óptica Amaya o Alfa.

En medio de esta maraña de nuevas firmas, los pequeños empresarios gaditanos subsisten como pueden. Algunos ven peligrar su situación; otros consideran que las grandes empresas son un reclamo y foco de atracción de clientes para la zona. Del mismo modo, unos comerciantes han sido tentados con grandes sumas de dinero para la venta o alquiler de sus locales, a la par que otros, simplemente van saliendo del paso. Es el caso de Casimiro Zamora, propietario de Goya, un comercio que lleva asentado más de 40 años en la calle Columela. Casimiro señala que la renovación y la actualización es la única baza a la que se pueden agarrar para salvar la crisis, “es tarea difícil porque no tenemos potencial económico suficiente para ponernos a la altura de las grandes firmas, así que lo único que nos queda es la especialización y la experiencia", apunta el empresario.

Más preocupado se muestra Tony Them, propietario de la Relojería Alemana de Columela. Tony, que lleva toda una vida al frente de la empresa, afirma que ha visto la forma en la que el comercio tradicional ha decaído. “Todo esto es consecuencia de la crisis económica de la que es víctima la ciudad, es la pescadilla que se muerde la cola".

Para este alemán afincado en Cádiz desde su niñez, el problema reside en que “las autoridades deberían potenciar el centro comercial con medidas más eficaces que logren proporcionar todas las facilidades al cliente". En esta línea, destaca que todos son impedimentos para las personas que vienen al centro, “no hay aparcamientos, está rodeado de zona azul, el cliente no tiene facilidades para portar sus bolsas. Son aspectos que ofrecen las grandes o medianas superficies y con las que no podemos competir sin las medidas oportunas".

Tony Them incide asimismo en que “las autoridades hablan de la revitalización del centro. Y es verdad, pero las nuevas empresas que van surgiendo son foráneas, son franquicias que ofrecen un producto muy barato y de peor calidad". En este sentido, añade que la única salida que encuentra para su negocio es “adquirir productos que se ajusten a la demanda de un público con un nivel adquisitivo cada vez más bajo".

Alberto Domínguez, de Eutimio, señala que el negocio familiar va bien, “pese a lo que se rumorea, no vamos a cerrar, de hecho abrimos una nueva tienda en la calle Pelota, Dofer. Y eso que nos han tentado con una buena oferta para adquirir alguno de nuestros locales".

Publicado por Virginia León (Diario de Cádiz)




RSS 2.0         Identificarse